Europa. Los atascos cuestan 100.000 millones de euros al año

“El coste de la congestión de las carreteras en España es muy alto, en torno a los 5.500 millones de euros anualmente”, explica Panayotis Christidis, coautor de un informe presentado este martes en el Instituto de Prospectiva Tecnológica (IPTS) de Sevilla, uno de los siete institutos del Centro Común de Investigación (JRC) de la Comisión Europea.

A escala europea, el estudio estima que los atascos suponen un gasto equivalente al 1% del PIB de la Unión Europea (UE), en concreto 111.300 millones de euros al año. Para Alemania y Reino Unido suponen un gasto anual de más de 24.000 millones.

Los mayores niveles de congestión en carreteras interurbanas se presentan en Luxemburgo y Países Bajos, mientras que los conductores de Irlanda, Reino Unido, Polonia y Hungría son los que tienen más problemas en los desplazamientos urbanos.

En el ranking de este tipo de vías locales (con velocidades inferiores a 50km/h), España es el país mejor posicionado, con un retraso medio por kilómetro y en hora punta de tan solo 12,7 segundos, el menor de Europa.

- Advertisement -

Red viaria española de ‘alta calidad’

Nuestro país también es el que presenta el mayor porcentaje de autovías (el 28,6% de su red vial) de toda la UE, por las que se circula a más de 100 km/h. “En general la red de carreteras españolas es de alta calidad”, subraya Christidis.

Aún así, los embotellamientos hacen perder 420 millones de horas al año a los conductores y pasajeros españoles. El 5% de nuestro sistema vial sufre altos niveles de congestión, según el informe

En una ciudad mediana esto representa un coste de entre 100 y 200 euros per capita al año, aunque en Madrid y Barcelona –dos de las 20 ciudades europeas más congestionadas– puede llegar hasta los 1.000 euros.

Para resolver el problema de los atascos el estudio propone dos soluciones: nuevos sistemas de tarificación inteligente, mediante el pago de un peaje en hora punta, y la mejora de la calidad del transporte público.

“En el caso de España el reto no es construir más carreteras, sino suavizar los picos de demanda con otras medidas”, señala Christidis. El investigador aclara a SINC que los sistemas de tarificación inteligente no implican necesariamente instalar sistemas de peaje en las autovías: “Se puede realizar mediante sistemas de navegación por satélite como Galileo, desarrollado por la UE”.

Las encuestas del eurobarómetro revelan que más de la mitad los europeos (53% en España) están a favor de sustituir las tasas actuales con un sistema de tarificación que tenga en cuenta dónde, cuándo y cuánto se usa el coche.

Respecto a la mejora del transporte público, los encuestados señalan que no lo usan debido, sobre todo, a que existen pocas conexiones y una baja frecuencia del servicio. Los españoles usarían más los medios de transporte públicos si se generalizara el uso de billete único, hubiera un fácil intercambio entre nodos y más información on line.

Metodología innovadora

El informe del IPTS sobre la congestión en las carreteras europeas se ha elaborado con las ‘huellas digitales’ que dejan los navegadores GPS. En concreto con los datos facilitados por el servicio Tom Tom Live que incorporan muchos vehículos. Christidis aclara que es una información completamente anónima, procedente de usuarios informados: “No se trata de ningún gran hermano vigilante”.

Gracias a esta tecnología se han registrado 3 billones de mediciones de velocidad a lo largo de 2008 y 2009. Después, aplicando una nueva tecnología de análisis de datos, se ha podido calcular el tiempo y el dinero que se pierde en los atascos, así como las diferencias entre los distintos países.

En general, las mayores aglomeraciones de vehículos o picos de demanda en las carreteras europeas se sitúan, por una parte, entre las 8 y las 9 de la mañana y, por otra, entre las 5 y las 6 de la tarde.

SincECOticias.cominnovaticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés