Actualizar

viernes, marzo 31, 2023

El negocio de las aromáticas ecológicas

El cultivo de plantas aromáticas ecológicas puede ser una vía de salida para agricultores convencionales que quieran emprender caminos de salida a la crisis actual. No será un camino de rodas, claro, pero al menos ofrece un futuro con algunas garantías de éxito.

En el campo español, las cosas no andan bien. Las grandes superficies pagan precios irrisorios para poder ofertar precios ridículos a un público que no entiende que la alimentación es un tesoro que hay que cuidar. Ese y muchos otros problemas afectan cada vez más al sector primario. Y la PAC, más que ayudar, es todavía un problema. Una salida es la agricultura ecológica, mejor pagada, con mayor valor añadido, más respetada, con siempre nuevos mercados. Otra salida, posible, hipotética, es la dedicación al cultivo de aromáticas. El sector pujante de la cosmética ecológica certificada necesita materias primas. Si son de proximidad, mejor.

En España, son pocos los productores que se dedican a cultivar aromáticas para abastecer a las firmas productoras de cosmética orgánica certificada. La mayoría de materias primas vienen de China, Egipto y otros países. Los campesinos del estado español que apuesten por transformar sus fincas en modelos agroecológicos para aromáticas/medicinales tendrán poca competencia y encontrarán un mercado con notables nichos. Por otro lado, el subsector de la cosmética ecológica certificada es un sector alza. En los próximos años, pese a la coyuntura nacional e internacional, no dejará de crecer. Y el abanico es amplio: son muchos los productos que necesitan esas materias primas: perfumes, productos de higiene, de limpieza, detergentes, jabones, champús, geles, etc.

Todo apunta a que los campesinos que se lancen a la creación de empresas relacionadas con la producción de materias primas para la cosmética ecológica certificada tendrán que sortear muchos baches, pero al menos tendrán un sector en crecimiento en el que expandirse. Eso, mientras tantos otros sectores y subsectores se hunden, es un factor ilusionante y a tener muy en cuenta. En BioCultura Madrid, la red EcoEstética va a llevar a cabo unas jornadas, precisamente, para asesorar y direccionar a muchos agricultores que quieran dar sus primeros pasos en este aspecto. Les recomiendo que, si tienen fincas y no saben por dónde tirar, al menos se apunten a esas jornadas para seguir las pautas que les den, que seguramente les serán muy provechosas. No tienen nada que perder y sí mucho que ganar. Verán otras posibilidades, otras perspectivas. Algunos ya están haciendo movimientos en ese sentido. Lo que hoy es una vanguardia mañana será algo en lo que muchos se arrepentirán de no haber empezado antes.

España, por otro lado, tiene una geografía, una climatología, unos suelos… muy válidos para una amplia gama de plantas aromáticas. Muchas de ellas, prácticamente la mayoría, son de fácil cultivo en ecológico y, además, son plantas muy rústicas de nuestros climas y de nuestras tierras. Por ahora, no hay problemas de cruces de contaminación genética, como ocurre con el maíz. Y, además, en casi todos los casos son cultivos muy agradecidos, que crean paisajes bellísimos y muy perfumados. Y si no que se lo digan a los habitantes de la Provenza, que viven desde hace siglos de su producción de plantas aromáticas, especialmente de la lavanda.

Además, el mundo de las plantas aromáticas es un poco como el del vino, como el del aceite, da mucho de sí. No son simplemente plantas y ya está. Es mucho más que eso. Hombre, no hace falta transformarse en un adicto a los mensajes de “El perfume”, pero sin llegar a las obsesiones del protagonista de la novela y de la película, sí es cierto que hay en el mundo de las plantas medicinales y de los perfumes algo alquímico, muy atractivo, un universo realmente apasionante.

Antonio Urquijo/The Ecologist – http://www.vidasana.org/ – ECOticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés