Greenpeace analiza en un informe las pruebas de resistencia de la nuclear de Almaraz

Para valorar en detalle las pruebas de resistencia realizadas a las centrales nucleares, Greenpeace ha publicado un informe en el que analiza el documento elaborado por los reguladores europeos sobre los stress test.

Las conclusiones generales de la organización ecologista tras el análisis del documento de los reguladores indican que los resultados de las pruebas no son comparables entre las centrales debido a que las pruebas no son iguales en todos los países; no han sido evaluados los planes de emergencia y evacuación; y no se han tenido en cuenta los fallos múltiples, causa de la crisis nuclear en Fukushima, hecho que originó el actual proceso de las pruebas de resistencia. Por todo ello, Greenpeace reitera la falta de seguridad de las centrales nucleares y pide un plan de cierre de estas instalaciones.

La organización ecologista entregó este informe durante el Consejo europeo de ministros de Energía, realizado la semana pasada. En ese Consejo de Energía recibieron el documento de los reguladores que expone los resultados de las pruebas de resistencia de las centrales nucleares. Ese mismo día el regulador español, el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), informaba del incendio que se producía en el sistema de alimentación eléctrica exterior de la central nuclear de Almaraz, y que provocó la parada de Almaraz I, además de causar un herido.

Greenpeace encargó a expertos independientes el análisis sobre el informe de los reguladores relativo a las pruebas de resistencia (1). En el caso concreto de la central nuclear de Almaraz, los resultados concretos son los siguientes:

.- El CSN, regulador español, señala que los informes del operador de la planta (2) no son suficientes en caso de los impactos de una rotura de presas aguas arriba. Además, los impactos estimados están por debajo de los estándares nacionales en los planes de emergencia de presas y por ello el CSN ha solicitado que se revisen los análisis.

.- Almaraz tiene solo un generador diésel de refrigeración de aire adicional, para proporcionar funciones de refrigeración, entre otras, en caso de una pérdida de suministro eléctrico sin recuperación. El operador de la planta propone en su informe utilizar este generador alternativamente para cada una de las dos unidades, lo que significa que solo una de ellas puede ser dotada de energía, esto es motivo de preocupación para el regulador.

.- En los informes se ignora el análisis del impacto de un accidente de un avión de pasajeros de gran tamaño o de tamaño mediano, el cual es muy probable que causara un daño importante en el edificio del reactor. Un accidente de este tipo, accidental o deliberado, podría dar lugar a en un desastre nuclear grave y, como en la mayoría de países, no ha sido considerado por el regulador.

.- Los edificios de las piscinas de combustible gastado son construcciones industriales corrientes sin ningún tipo de contención especial. Si las paredes son dañadas, grandes cantidades de material radiactivo podría ser liberado. Sin embargo, Almaraz no tiene adopción de medidas eficaces de gestión de accidentes, como el filtrado de la ventilación para prevenir o mitigar un accidente grave.

A pesar de todas estas deficiencias, la unidad 2 de Almaraz recibió un nuevo permiso de explotación apenas un mes después de la catástrofe de Fukushima. En el estudio llevado a cabo por Greenpeace se pueden ver los resultados de la simulación de la dispersión de material radiactivo, en el caso de la central nuclear de Almaraz, realizada por la Universidad de Recursos Naturales y Ciencias Aplicadas de Viena.

“Incluso con las deficiencias de los resultados, las pruebas de resistencia dejan muy claro que el riesgo nuclear está ahi y negarlo es mentir”, ha declarado Raquel Montón, responsable de la campaña Nuclear de Greenpeace.

Notas
(1) Critical Review of the EU Stress Test:
Análisis de la Central Nuclear de Almaraz, desde la página 24 a la 29. Resumen “Nuclear Stress Tests – flaws, blind spots and complacency”

(2) La central nuclear de Almaraz es propiedad de las empresas Iberdrola Generación SAU (53%), Endesa Generación SA (36%) y Gas Natural SDG SA (11%) y es operado por Centrales Nucleares Almaraz-Trillo (CNAT).

http://www.greenpeace.org/ – ECOticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés