Impresiones de una madre de un alumno de la Escuela Waldorf “La Marina”

Asistí a varias “clases de padres”, donde hubo demostraciones de algunos aspectos didácticos de primaria. Las clases fueron impartidas con mucha sencillez, sin saturación de información por los profesores pero con ejemplos concretos muy interesantes. En una de las clases se proporcionó a los padres un trozo de arcilla para modelar. El profesor explico cómo hacer una figura de hombre, partiendo de la esfera, (era interesante para nosotros los padres – nunca tuvimos experiencia en modelado). Siguió mostrando cómo hacer la figura del hombre con sus cinco miembros, extrayéndolos de la esfera, desde adentro hacia afuera sin tener que añadir más trozos de arcilla. Si nos equivocábamos se nos mostraba que sencillamente apretando hacia adentro la arcilla y volviendo a extraer se formaba la figura. Este método tan sencillo de enseñar, satisfizo mucho a los padres, al verse estos capaces de hacer algo que no se imaginaban fuera tan sencillo.

Fue un pequeño descubrimiento el llegar a comprender que en parte de las enseñanzas de la Pedagogía Steiner eran algo parecido a lo que se acababa de enseñar con el modelado: que la transformación del ser humano no se realiza añadiendo más información al intelecto desde fuera, sino sacando desde dentro, desde el ser hacia afuera, extrayendo los frutos del ser, despertando el interés el entusiasmo en los niños y padres de forma muy natural y sencilla. No dar tanta importancia a meter más información al intelecto, que de nada sirve si no hay virtudes para sacarlo adelante como pueden ser la voluntad, la paciencia, el interés, la tolerancia…

Cada mañana, al comenzar la escuela, los niños son recibidos en la entrada de su clase por su maestro/ a, quien los acoge dándoles la mano y fijándose en sus estados de ánimo por si algún niño no se encontrase bien y en ese caso preguntarle afectuosamente cómo se encuentra.

Las enseñanzas Steiner se dan con amor y respeto al niño, se reconoce que el niño aprende mucho por el ejemplo de los adultos que les rodea. Los profesores son titulados en magisterio y después son formados en las enseñanzas pedagógicas de Steiner. Saben de la importancia en mantener un estado de ánimo equilibrado, teniendo conciencia de que según se sientan ellos eso van a transmitir a los niños.

Fue interesante también para mí descubrir que el docente lleva la misma clase desde primero de primaria hasta sexto de primaria y en algunos países incluso hasta los 14 años. Esto aporta muchos beneficios, pues permite al profesor conocer bien a su clase, con sus distintos temperamentos, para poder educar con mayor sabiduría y permitir crecer tanto a los niños con su profesor como viceversa. Con el paso del tiempo los profesores van conociendo la personalidad del niño y según sea lo tratan, por ejemplo a un niño con tendencia a ser colérico no se le puede hablar y hacer ver las cosas en el momento que está furioso, sino cuando se haya calmado.

Si alguna vez hubiese antipatía o mal estar entre profesor y alumno, el profesor que tiene además el apoyo del resto del equipo pedagógico que junto con él se esforzarán en reflexionar sobre la dificultad del niño y de esa forma, con la comprensión adquirida, llegar a mejorar la situación entre ellos.

Las actividades, canciones, lecturas etc. Se imparten teniendo en cuenta la época del año en que se vive, por ejemplo. Por ejemplo: no se contará un cuento de invierno en primavera porque esté en el libro de texto en el siguiente lugar. Quizás esta sea una de las razones por las que en la Escuela Steiner no se utilizan libros de texto.

En cada aula hay una ´mesa de estación` adornada con objetos de esa estación del año en que se vive, esto ayuda a los niños sentir y vivir más el momento que corresponde. Tal como hay un ritmo en la naturaleza de nuestra madre tierra, se le da importancia en mantener un ritmo para realizar actividades, instalando un sentimiento de seguridad en los niños.

Me parece muy sabio también que las materias que requieren más esfuerzo mental son dadas en las dos primeras horas de la mañana, cuando la mente está más receptiva y menos saturada que por las tardes, que es cuando se dan las otras asignaturas que requieren menos esfuerzo intelectual, como manualidades, taller de madera y música, gimnasia.

Los materiales utilizados son naturales tanto en Jardín de Infancia como en Primaria son de origen natural: madera, corcho, algodón, lana, cera de abeja…, Cuando mi hijo iba al Jardín de Infancia veía a los niños trabajando la cera, haciendo figuritas; al comienzo, les costaba mucho, la cera estaba fría hasta que descubrían por ellos mismos que con el calor de las manos y dedos se iba ablandando la cera, facilitando la modelación, el proceso de hacer requería paciencia y voluntad, más importante que el resultado final. Me he dado cuenta también de que aquí se habla poco de Ecología, pero en cambio se es muy coherente con el uso de materiales naturales si se puede evitar el uso de otros materiales sintéticos. En una escuela donde además los niños cuidan su huerta de forma natural ¿para qué hay qué hablar de ecología?

A la hora de escoger una escuela para sus hijos, pocos son los que conocen este tipo de escuelas tan dignas. En nuestro país sería muy sano que pudieran darse a conocer más. Quizás los padres, más inclinados a ver los éxitos intelectuales de dudarán, pero creo que las madres, que damos más valor a la sensibilidad, podemos apreciar este tipo de educación.

Escribo estas letras para animar a madres y padres que sientan que su hijo no es sólo un recipiente que hay que llenar de contenidos, sino que es más bien un ser que puede vibrar con la vida, con el mundo y con las demás personas, que se acerquen a nuestra Escuela y asistan a las actividades que se realizan para dar a conocer la Pedagogía Steiner y que luego decidan si es algo que puede ser valido para sus hijos.

Admirar lo bello

Acoger lo verdadero
Venerar lo noble
Decidir lo bueno.
Eso guía al hombre
en la vida a las metas,
en la acción a lo recto,
en el sentir a la paz,
en el pensar a la luz,
y le enseña a confiar
en el imperio divino,
en todo cuanto es,
en el vasto universo,
en lo profundo del alma.

Poema de Rudolf Steiner

 

Contacto

Partida els Tolls, 5 Benidorm Alicante 03502 España

(+34) 96 586 1080

http://www.escuela-waldorf.org

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Otras noticias de interés