Si los europeos únicamente consumieran el pescado propio se quedarían a cero el 6 de julio

Los ciudadanos de la Unión Europea se comerán este viernes su último pescado y a partir del sábado dependerán de la pesca de países terceros, según un informe de la New Economics Foundation y Ocean2012, que expone que si los europeos únicamente consumieran el pescado propio, al ritmo de consumo actual, se quedarían sin pescado el 6 de julio. Esta cifra es un día más tarde que en 2011 y cuatro más tarde que en 2010.

   En la actualidad, cada uno de dos pescados que se consumen en la Unión Europea proceden de fuera de la Unión Europea, pero hace 20 años era uno de cada tres. De acuerdo al informe ‘Fish Dependence’ (‘El día de la dependencia del pescado’), los estados miembro importan pescado y exportan sobrepesca, ya que consumen «mucho más» de lo que sus aguas son capaces de producir.

   El estudio compara datos de la FAO sobre el consumo de pescado   con cifras de la Comisión Europea sobre capturas en caladeros europeos mostrando como el consumo de pescado ha crecido mientras que las capturas en los caladeros europeos se han reducido.

   En cuanto a España, el informe indica que su ‘Fish dependence day’ se produce antes que para el conjunto de la UE, ya que desde el 25 de mayo los españoles consumen pescado ajeno. España es uno de los países más dependientes del pescado, dentro de la Unión Europea junto con Portugal (30 de marzo), Alemania (20 de abril), Italia (30 de abril) y Francia (21 de mayo).

   Según apunta el director del estudio de NEF, Aniol Esteban, el día en que Europa entra en dependencia de pescado se ha ido adelantando respecto a 1990, cuando la fecha clave no llegaba hasta el 2 de septiembre. Este dato revela una tendencia de creciente dependencia de pescado de aguas no-UE. Sin embargo, en los últimos años la fecha ha variado poco, lo que apuntaría a una cierta estabilización.

   Además, añade que el crecimiento de la acuicultura en la UE no ha conseguido compensar la creciente dependencia al pescado de otros lugares.

   En este contexto, Nef recuerda que la sobrepesca implica que la UE esté obteniendo «mucho menos» de sus poblaciones de peces que si estas se recuperaran en buen estado de salud y se gestionaran de manera sostenible, lo que provoca que cada año se pierdan miles de millones de euros y miles de empleos por esta causa.

   De acuerdo a los cálculos de esta organización de estudios y análisis británica, restaurar 43 ‘stock’ de pesca hasta su rendimiento máximo posible produciría 3,53 millones de toneladas adicionales de desembarques, lo suficiente para satisfacer la demanda anual de pescado de casi 160 millones de habitantes de la Unión Europea.

1.800 MILLONES AL AÑO A CAMBIO DE 100.000 EMPLEOS

   En cuanto al presupuesto para restaurar estos stock sería de 3.200 millones de euros para el conjunto de los países, a razón de 1.800 millones de euros al año para la UE27 o, lo que es lo mismo, casi tres veces los fondos destinados cada año a las subvenciones a la pesca.

   De este modo, restaurando estas poblaciones de peces se podrían crear unos 100.790 nuevos puestos de trabajo, de los que 83.000 beneficiarían a la UE27 (un 31% más que el nivel actual de empleo en el sector pesquero de la UE).

   «Cada año los ministros de pesca europeos hacen desaparecer de un plumazo millones de euros y miles de empleos permitiendo que la sobrepesca continúe. La reforma de la Política Pesquera Común de los próximos meses es una magnífica oportunidad de poner fin a esta sangría de empleo y de dinero», ha manifestado Esteban.

   Asimismo, advierte de que «cada año que pasa» con caladeros sobreexplotados se pierden 3.000 millones de euros que podrían mantener 100.000 puestos de trabajo. Por ello, opina que los ministros de pesca de la UE deben explicar a sus ciudadanos por qué en un contexto de crisis económica y alto desempleo quieren prologar esta pérdida de empleo e ingresos hasta 2020.

   «La UE cuenta con unos de los mayores y más ricos caladeros del mundo, pero no hemos conseguido gestionarlos de forma responsable. Para satisfacer nuestro creciente apetito de pescado, sobreexplotamos nuestros caladeros y exportamos la sobrepesca a otras partes del mundo», ha manifestado el coordinador político de Ocean2012, Miguel Ortega.

   A su juicio, la solución a la sobrepesca pasa por fijar los límites de captura a un nivel que garantice la recuperación rápida de los caladeros; la asignación de cuotas de pesca a aquellos que pescan de forma sostenible y utilizar la subvenciones de forma inteligente.

   Mientras, la responsable de pesca de Ecologistas en Acción, Lydia Chaparro, ha destacado que el informe pone de relieve que si la gente desea pescado y marisco sostenibles tiene que asegurarse de que sus responsables políticos «acuerdan y aplican una política pesquera responsable».

   «No es suficiente con plantear el objetivo de Rendimiento Máximo Sostenible para el año 2020, necesitamos acelerar el ritmo y acortar el plazo. Nuestro gobierno debe dar un paso adelante para permitir recuperar los stocks y así generar más alimento, más trabajo y mejor situación económica. No es aceptable retrasar la toma de medidas», ha concluido.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés