Tras Río+20 el mundo científico reacciona con una propuesta de financiación para una economia verde

Expertos del CREAF y del CSIC han publicado un estudio científico en la revista Energy Policy que propone mecanismos de financiación para hacer realidad una economía sostenible

Las deliberaciones y conclusiones de la Cumbre Río+20 han certificado que hay una transición económica hacia fuentes energéticas renovables. Sin embargo, la Cumbre no ha abordado ningún acuerdo global que contemple los mecanismos de financiación de estas políticas de sostenibilidad.

Para los expertos internacionales reunidos en la Cumbre Río+20, el aumento progresivo del precio de los combustibles fósiles y las previsiones de su agotamiento en las próximas décadas, nos indican la necesidad de una rápida transición global hacia las energías renovables. Sin embargo, las medidas para hacer realidad esta transición son caras, y por lo tanto, el reto global es considerable: ¿cómo financiar una transición mundial hacia la sostenibilidad?

La Cumbre de Río+20 no ha aportado una respuesta precisa a esta pregunta. De hecho, la declaración final «The future we want» no aborda ningún acuerdo global sobre un aspecto clave: los mecanismos de financiación de las políticas de sostenibilidad.

Sin embargo, una vez finalizada la Cumbre de Río+20, el debate sobre la financiación de la sostenibilidad global sigue vivo en el mundo académico y político. Investigadores del CREAF, CSIC y de la Universidad de Groningen (Holanda), han publicado un artículo en la revista científica Energy Policy que propone mecanismos de financiación para hacer realidad una economía sostenible. El estudio ‘The world at a crossroads: Financial scenarios for sustainability’ cuantifica los flujos globales del sistema financiero y los contrasta con los costes asociados a una transición mundial hacia las energías renovables en los diferentes escenarios propuestos por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). Los costes anuales para hacer realidad una sociedad impulsada en un 70% por energías renovables, en el año 2050, son de 0.6 billones de dólares anuales. Esto equivale aproximadamente a un volumen igual a la mitad del PIB español (1,4 billones de dólares). Asimismo, el estudio ha analizado dos mecanismos principales que podrían financiar una transición global hacia una economía sostenible. En primer lugar, una tasa global o regional del 0,05% en todas las transacciones financieras, y en segundo lugar, un aumento en la emisión de reservas (Derechos Especiales de Giro) por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Sobre la primera medida, los expertos afirman que aplicar una tasa global del 0.05% a las transacciones financieras podría aportar los fondos requeridos para financiar el desarrollo global de las energías renovables. De hecho, esta tasa podría aportar, anualmente unos recursos económicos de 1.2 billones de dólares (una suma equivalente al 85% del PIB español). El dinero obtenido de esta tasa podría cubrir los costes anuales del despliegue global de las energías renovables (0.6 billones $), los costes anuales de erradicar el hambre en el mundo (12:15 billones $) y los costes globales de preservar la biodiversidad y los ecosistemas (0.3 billones $).

Por otra parte, el artículo revisa también un abanico de acciones suplementarias necesarias para hacer efectivo un cambio global hacia la sostenibilidad. Incluye, por ejemplo, incrementar la regulación y cuantificación de los productos financieros, crear un fondo global para la estabilidad financiera, eliminar los subsidios al consumo de petróleo, restringir los flujos a los paraísos fiscales, financiar planes nacionales para la eficiencia energética y las energías renovables, gestionar de forma contra-cíclica el fondo de reservas por parte del Fondo Monetario Internacional o crear un tribunal para la reestructuración y cancelación de las deudas estatales y la identificación de deudas ilegítimas.

Hay que fomentar el consenso en el ámbito académico, científico y ciudadano sobre las reformas financieras globales
«Hay que ir mucho más allá de Río+20, es necesario impulsar acuerdos globales que hagan posible reformar, regular e imponer tasas a los mercados financieros. Así podremos financiar de manera efectiva un cambio hacia una economía sostenible, fundamentada en fuentes renovables», resume Josep Peñuelas, Director de la Unidad de Ecología Global del CREAF y profesor del CSIC. Peñuelas añade que con este estudio se pone de manifiesto la necesidad de vincular las políticas globales financieras con el diseño de estrategias globales para la sostenibilidad.

En la misma línea, Jofre Carnicer, Investigador de la Universidad de Groningen y otro de los autores del estudio, declara: «El sistema financiero global tiene un tamaño de 50 veces el PIB mundial (equivalente a unas 2.600 veces el PIB español). A pesar de su enorme dimensión y su centralidad estructural, este sector económico es totalmente anómalo, ya que se mantiene fuertemente desregulado, mal cuantificado y prácticamente no sometido a ningún tipo de tasación. Por ello, el sistema financiero debe ser considerado en el diseño de las políticas globales de sostenibilidad «.

«Estas reformas podrían facilitar la sostenibilidad ecológica y económica de la Tierra. También podrían permitir una redistribución de la riqueza mucho más equitativa, y establecer de forma progresiva las bases de un estado del bienestar global en unos momentos críticos para muchos estados, como el español «, añade Josep Peñuelas.

¿Y qué actores internacionales deberían liderar estas políticas en el ámbito financiero?
Finalmente, el artículo identifica 14 instituciones internacionales que deben liderar las políticas para la sostenibilidad en el ámbito financiero y lista 16 acciones clave que podrían desarrollar prioritariamente estos actores. Por ejemplo, una tasa a las transacciones financieras se podría implementar para un acuerdo vinculante en el marco del G-20 o en las Naciones Unidas. Un segundo ejemplo, una mayor cuantificación y regulación del sistema financiero requiere la acción coordinada del G-20, el Consejo de Estabilidad Financiera, el Fondo Monetario Internacional y los reguladores financieros internacionales y nacionales como el Comité de Basilea de Supervisión Bancaria o el Sistema Europeo de Supervisión Financiera.

 * Artículo publicado el 29 de junio de 2012 en la web Creaf El Blog.

www.sostenible.catECOticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés