El Programa catalán de ecodiseño, ecodiscat2012-2015, eje para impulsar la transición hacia una economía más eficiente en el uso de los recursos

El ecodiscat 2012-2015 define las líneas de actuación, medidas y acciones que el Departamento de Territorio y Sostenibilidad promoverá para potenciar un consumo y una producción sostenibles. El ecodiseño confiere a los productos y servicios un nuevo valor añadido y permite alcanzar reducciones de costes, un incremento de la competitividad empresarial y una mejora evidente de su imagen social. 
 
El conseller de Territorio y Sostenibilidad, Lluís Recoder, ha presentado esta tarde el Programa catalán de ecodiseño 2012-2015 (ecodiscat 2012 a 2015). Este programa es una herramienta para promover una forma sostenible de producir y consumir, incentivar la incorporación del diseño ecológico en el proceso productivo, impulsar la transversalidad del diseño ecológico en universidades y centros de investigación y la transferencia de conocimiento, e incentivar el consumo de productos y servicios sostenibles. Tras más de diez años llevando a cabo diversas actuaciones en materia de ecodiseño, Territorio y Sostenibilidad crea la ecodiscat 2012-2015 en sintonía con el Acuerdo estratégico para la competitividad de la economía catalana y la mejora del empleo (ECAT 2020), como eje para impulsar la transición hacia una economía más eficiente en el uso de los recursos.
  
El ecodiscat ha sido el resultado de un proceso sistemático y participativo con todos los actores sociales. Comprende 3 ejes de actuación, 7 líneas estratégicas y 42 actuaciones concretas, cuantificables y transversales con el fin de lograr una mayor ecoefiència, tanto de la gestión de los recursos como de consumo energético, una mayor competitividad en el mundo empresarial, y, por tanto, evolucionar hacia una economía verde que sea sostenible para generaciones futuras.
 
El ecodiseño, en su concepto más amplio, es una manera de plantear el diseño de productos y servicios. También es un proceso de mejora continua en la que, cada vez que se ha de diseñar o rediseñar un producto, se plantea qué se puede mejorar: Si se puede utilizar menos materia prima, utilizando un solo material en lugar de utilizar a dos o más, para facilitar el reciclaje, reducir el consumo eléctrico en la fase de uso del producto o servicio, reducir el consumo de materias primas y recursos naturales, reducir el peso y / o tamaño del embalaje; o que el mismo producto o servicio se use para dos o más funciones a la vez. El resultado es que, aparte de conseguir productos más sostenibles, se produce una reducción de costes en materias primas y consumo de recursos, una reducción de costes de gestión de residuos, porque se generan menos, una mejora de la imagen de la empresa, un valor añadido y una mayor competitividad. 
 
El ecodiseño
 
El diseño tradicional permite establecer las características de los productos y servicios valorando, básicamente, los aspectos técnicos, económicos, logísticos y de mercado. El ecodiseño, además, incluye el aspecto ambiental como factor necesario para la toma de decisiones. Supone una nueva manera de trabajar, modificando el actual modelo de producción y consumo por su falta de sostenibilidad. Esta nueva perspectiva conlleva realizar una serie de cambios en la manera de producir, utilizar unas nuevas herramientas de trabajo, y obtener unas ganancias tanto para el medio ambiente como para las empresas y la sociedad en general.
 
Ejemplos claros de ecodiseño son los productos fruto del proyecto de investigación Ecojoguina, iniciado en 2006, e impulsado por la Generalitat. De este proyecto salieron productos como el juguete Winnie, Cuentos y Canciones, de IMC Toys, que, gracias a la investigación, pudo mejorar, sustituyendo algunos componentes electrónicos por otros menos contaminantes, reduciendo la cantidad de plástico empleado, reduciendo el consumo energético durante el uso, y utilizando materiales reciclados.
 
Del premio Diseño para el Reciclaje, impulsado por la Agencia de Residuos de Cataluña (ARC) también han surgido buenos ejemplos. Es el caso de la plataforma modular para acceder al autobús fabricada con recubrimientos reaprovechados de cables eléctricos, persianas y tuberías, de la empresa Zicla, que ganó el galardón el año pasado.
 
También los productos y servicios identificados con la etiqueta ecológica de la Unión Europea cumplen criterios ambientales en el proceso de fabricación, uso, comercialización o finalización de su vida útil.

ECOticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés

Día Marítimo Mundial 2022

Día Mundial de los Ríos 2022

La UE cierra zonas de pesca