MAGRAMA defiende las obras de regulación en los ríos

El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha señalado que el Gobierno «va a seguir apostando por nuevas obras de regulación» por lo que «pronto» se aprobará el embalse de Almudébar, en Aragón «y algunos más».

   Tras presentar la estrategia ‘Más alimentos, menos desperdicio’, el ministro ha dicho que el Gobierno va a poner en marcha «todas las infraestructuras necesarias, dentro de las restricciones presupuestarias», para seguir haciendo obras de regulación y laminación que, a su juicio, son «absolutamente necesarias» en un país como España, donde cuando llueve, llueve mucho, pero que hay sequías «muy importantes».

   A este respecto, ha explicado que las presas tienen la capacidad de almacenar agua y la capacidad de laminación. «Todavía nos queda mucho por hacer y dentro de las disponibilidades presupuestarias, el Gobierno va a seguir apostando por las obras de regulación», ha subrayado.

   De hecho, ha añadido que en la elaboración de los planes de cuenca, el Ejecutivo está introduciendo las obras de regulación que considera «importantes para el futuro» y que hay un buen número de presas que el Gobierno querría construir.

- Advertisement -

   En este contexto, ha incidido en que «a pesar de ello», en el último Consejo Nacional del Agua hubo quienes se pronunciaron en contra de la construcción de presas. «Ahora se ve lo necesarias que son. Los procesos de poner en marcha nuevas obras de regulación son difíciles y hay mucha oposición, pero son absolutamente necesarios», ha insistido.

   Asimismo, ha reiterado que el Gobierno «desde la coherencia y racionalidad», va a analizar en todos los planes hidrológicos si los ríos tienen suficiente capacidad de regulación y de laminación contra avenidas.

PRÓXIMAS PRESAS Y EMBALSES

   Arias Cañete ha añadido también que espera licitar «pronto» el embalse de Almudébar, en Aragón, y «algunos más», entre los que figurarían obras hidráulicas como las de Castrovido, Enciso, o Biscarrues.

   En materia de agua, según el ministro, España es un país de «fluctuaciones muy fuertes» que en estos momentos mantienen los embalses de la cuencas internas del País Vasco al 100 por 00, mientras que ríos como el Duero, que tenían una situación muy precaria el año pasado, con restricciones para el regadío, está ahora al 72,2 por ciento.

   Por otro lado, Arias Cañete ha defendido la gestión de las confederaciones hidrográficas a la hora de realizar desembalses, ya que están procurando «evitar inundaciones y también mantener el margen de seguridad de los embalses para prevenir inundaciones más graves si no se desembalsa».

   «Yo comprendo la preocupación de los alcaldes, que ven como sube el nivel de los ríos, pero están haciendo una gestión de los embalses muy al límite y ponderando todos los problemas», ha asegurado, al tiempo que ha recordado que se está informando en tiempo real a la población de los riesgos a través de Protección Civil y de los sistemas de alerta que existen.

   Por último, ha agregado que gracia a las confederaciones, se ha podido gestionar «de una manera racional» los desembalses, con una pluviometría tan fortísima.

   «Ante una situación en la que las cuencas han cambiado su aspecto radicalmente en dos meses la política de desembalses está siendo prudente y con una gestión que combina la necesidad de mantener agua en los embalses con la de tener unos márgenes de seguridad muy razonables», ha apostillado.

   Finalmente, respecto a las ayudas a los afectados, ha dicho que los seguros agrarios cubrirán las pérdidas agrarias y en cuanto a daños a viviendas y enseres, se están evaluando los daños por las delegaciones del Gobierno y el Ministerio del Interior propondrá una norma cuando haya una visión «clara» de los daños que se siguen produciendo.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés