Un bosquimano recorre más de 8.000 km para decirle al Príncipe Carlos: “no somos furtivos”

Un bosquimano de la Reserva de Caza del Kalahari Central ha viajado más de 8.000 km, desde su hogar en Botsuana hasta Inglaterra, para decirle al Príncipe de Gales: “No somos furtivos: cazamos para sobrevivir”.

El pasado mes de febrero el Presidente Khama asistió como invitado de honor en Londres a una conferencia global contra la caza furtiva, que contó también con la presencia del Príncipe Carlos y de su hijo el Príncipe Guillermo. La iniciativa se fraguó con el lanzamiento de la nueva campaña del Príncipe Guillermo United For Wildlife (Unidos por la Vida Salvaje) que aúna a siete organizaciones líderes en materia de conservacionismo, incluida Conservation International (CI) con sede en EE.UU., de la que Khama es miembro de la Junta Directiva.

Pero el Presidente Khama ha prohibido la caza en toda la nación, incluso a los bosquimanos que la practican para alimentar a sus familias, bajo el pretexto de combatir la caza ilegal. Sin embargo, ha trascendido que a los cazadores que compiten por trofeos, y que llegan a pagar sumas de hasta 8.000 dólares por presas como jirafas y cebras, todavía se les permite cazar.

Jumanda Gakelebone, bosquimano de 40 años, se ha presentado esta mañana en la residencia del Príncipe Carlos con una carta en la que le pide que ayude a detener el violento régimen de Botsuana contra los indígenas bosquimanos del país.

El abogado británico Gordon Bennett acompañó a Gakelebone a Clarence House, en el que ha sido su primer encuentro con uno de sus clientes bosquimanos desde que se le prohibió la entrada a Botsuana en 2013. Bennett fue vetado en el país después de que él y los bosquimanos ganaran tres casos judiciales contra la persecución del Gobierno de Botsuana a esta tribu.

El primer encuentro que tuvo el Príncipe Carlos con los bosquimanos del Kalahari fue en 1987 durante un viaje a Botsuana con su amigo y mentor el escritor Laurens van der Post, también padrino del Príncipe Guillermo.

Más tarde escribió: “Lo que descubrí fueron los profundos e intuitivos lazos que unen a los bosquimanos con su tierra; su conocimiento del funcionamiento del mundo natural y del delicado equilibrio entre la vida, el entorno físico y la espiritualidad interior que mantuvieron durante tanto tiempo en el más hostil de los entornos (…) El bosquimano es una víctima inocente de lo que, con demasiada ligereza, muchos de nosotros llamaríamos ‘progreso’ (…) todos perdemos si el bosquimano desaparece”. (*)

La carta de los bosquimanos al Príncipe Carlos afirma: “Hemos sobrevivido junto a los animales de la Reserva de Caza del Kalahari Central desde el principio de los tiempos. Sabemos cómo cuidarlos y los cazamos para nuestra supervivencia, y no por entretenimiento como hacen muchos turistas de su país. Sabemos que usted caminó junto al señor Laurens van der Post y los bosquimanos hace mucho tiempo. Sabe quiénes somos. Le suplicamos que hable con el Presidente Khama y le pida que deje de perseguir a los bosquimanos. Permítannos vivir y cazar en nuestra tierra ancestral en la Reserva de Caza del Kalahari Central como lo hicieron nuestros padres y sus padres antes que ellos. Queremos que nuestros hijos vivan de esta tierra, en paz”.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés