Pueblos abandonados en Umbralejo y Granadilla

La actividad se desarrolla tras dos años de pausa causados por la situación de crisis sanitarias provocadas por la COVID-19, en los pueblos de Búbal (Huesca), Granadilla (Cáceres) y Umbralejo (Guadalajara). El proyecto mantendrá la colaboración con las comunidades autónomas para disponer de los recursos humanos y materiales.

Pueblos abandonados en Umbralejo y Granadilla. El Organismo Autónomo Parques Nacionales (OAPN), perteneciente al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), junto con el Ministerio de Educación y Formación Profesional y el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, reactivan el Programa de Recuperación y Utilización Educativa de Pueblos Abandonados. La actividad se desarrolla tras dos años de inactividad causados por la pandemia COVID, en los pueblos de Búbal (Huesca), Granadilla (Cáceres) y Umbralejo (Guadalajara), estos últimos gestionados por el OAPN.

Con la firma del convenio, el Ministerio de Educación coordinará el proyecto pedagógico que mantendrá la colaboración con las comunidades autónomas para disponer de los recursos humanos y materiales, que se encargará también de la selección de los centros y alumnado participante.

Educación ambiental

El Ministerio de Transportes colaborará de manera técnica y financiará la rehabilitación de construcciones, mientras que las comunidades autónomas aportarán personal educativo y de servicios para la atención al alumnado. Tras casi cuatro décadas de historia, este programa es un referente de la educación ambiental, al establecer vínculos entre el sistema educativo formal y el aprendizaje a pie de terreno.

Por su parte, el OAPN, como entidad responsable de la gestión y conservación de los pueblos de Umbralejo y Granadilla, continuará con su mantenimiento y mejora, donde aportará personal especializado para el diseño y desarrollo de actividades y talleres en el ámbito de la educación ambiental para el proyecto pedagógico. Además, el Centro Nacional de Educación Ambiental, promoverá la formación y coordinación del personal que compone los equipos educativos de los pueblos.

En sus inicios, en 1984, este programa de recuperación comenzó como un campo de trabajo para acoger estudiantes que buscaban completar su formación. Desde entonces han participado en la iniciativa más de 140.000 estudiantes y 8.000 docentes de al menos 4.000 centros educativos de Enseñanza Secundaria Obligatoria, Bachilleratos y Ciclos Formativo, así como de algunas universidades, de toda España. En esta primera edición otoñal participarán casi 1.200 alumnos y alumnas y un centenar de docentes, de más de 50 centros educativos.

Sistema educativo formal y el aprendizaje a pie de terreno

Tras casi cuatro décadas de historia, la cooperación interinstitucional ha permitido hacer del programa un referente de la educación ambiental, al establecer vínculos entre el sistema educativo formal y el aprendizaje a pie de terreno. Con ello, se ha logrado promover experiencias para miles jóvenes, a través de un amplio abanico de actividades educativas. Fruto de esta trayectoria, en 2021 fue incluido como caso de éxito en educación para la sostenibilidad a nivel europeo, dentro el programa ECF4CLIM financiado por la Comisión Europea.

En adelante se trabajará en la mejora de los contenidos y metodologías para adaptarse a los nuevos tiempos y a las demandas sociales, con objeto de incorporar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 y las recomendaciones del Plan de Acción de la Educación Ambiental para la Sostenibilidad (PAEAS) promovido por el MITECO y el MEFP.

Con ello se pretende que los municipios y el Programa de Recuperación y Utilización Educativa de Pueblos Abandonados continúen como referentes en educación ambiental para la sostenibilidad. Pueblos abandonados en Umbralejo y Granadilla.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés

Premio a la mejor receta sostenible

Las mentiras verdes del textil

Qatar 2022: fútbol a todo gas