Vamos a contar ‘mentiras’ sobre la alimentación

Para aclarar algunas de las falsas creencias más extendidas entre la población, el doctor Francesc Casellas, de la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD), ha elaborado un documento en el que explica los beneficios reales que tienen determinados productos o pautas alimenticias.

¿Cuántas veces has oído que el agua o el pan engordan? ¿o que sólo los niños deben tomar leche? La alimentación es clave a la hora de mantener unos hábitos de vida saludables, de ahí que frecuentemente salgan mensajes, en ocasiones erróneos, sobre supuestos efectos beneficiosos o perjudiciales de algunos alimentos.

Para aclarar algunas de las falsas creencias más extendidas entre la población, el doctor Francesc Casellas, de la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD), ha elaborado un documento en el que explica los beneficios reales que tienen determinados productos o pautas alimenticias.

1. BEBER AGUA EN LAS COMIDAS ENGORDA.

- Advertisement -

Tal afirmación es falsa ya que el agua no aporta calorías, además de ser un principio básico de nuestra dieta y su consumo es imprescindible para la hidratación del cuerpo. Lo único que este experto admite es que en algunas enfermedades se retiene agua, lo que se traduce en una ganancia de peso, pero por el acúmulo de agua no porque engorde.

2. ALIMENTOS BUENOS Y MALOS.

Los alimentos se componen de muchos nutrientes mezclados, por lo que no hay alimentos buenos o malos ‘per se’ sino que depende de su composición o de los hábitos alimenrtarios que se sigan. En todo caso puede haber alimentos que sienten mal a algunas personas o que estén contraindicados ante una enfermedad en concreto, pero eso no impide que, a rasgos generales, se deba promover una alimentación rica, variada y equilibrada.

3. EL PAN ENGORDA.

Cada alimento tiene un aporte calórico determinado, por lo que el pan, como cualquier otro producto, ni engorda ni adelgaza, señala Casellas, que advierte de que esto dependerá de las cantidades que se consuman.

4. LOS ALIMENTOS ‘LIGHT’ ADELGAZAN.

Estos alimentos son aquellos en los que se ha reducido su valor calórico con respecto al alimento completo. Pero siguen aportando calorías, por lo que su consumo excesivo puede no ser beneficioso. Además, para adelgazar hay que consumir menos calorías de las que se gastan, no depende sólo de la ingesta de alimentos ‘light’ sino del balance calórico.

5. LOS PRODUCTOS INTEGRALES ENGORDAN MÁS.

Un alimento integral tiene más contenido en fibra y un mayor valor nutritivo que su equivalente refinado, pero su valor calórico es parecido. Y por su efecto saciante pueden ayudar en algunas dietas de adelgazamiento. Aunque el consumo de azúcares refinados en exceso puede favorecer un mayor nivel de glucosa en sangre, estos también contienen vitaminas y fibra no absorbible cuyo consumo previene la constipación, el cáncer de colon y la hipercolesterolemia.

6. COMPLEMENTAR LA DIETA CON SUPLEMENTOS VITAMÍNICOS.

Si se siguen unos hábitos alimenticios saludables, basta con una dieta suficiente y equilibrada si ofrece los nutrientes y vitaminas que necesita. Existen situaciones en las que es necesario suplementar la dieta, como durante en el embarazo, pero hacerlo de forma indiscriminada puede ser innecesario e incluso perjudicial.

7. LOS LÁCTEOS, SÓLO PARA NIÑOS.

La leche y sus derivados son alimentos básicos en la alimentación y deben consumirse de forma diaria al ser una fuente importante de proteínas, calcio y vitamina D. Esto hace que se recomiende tanto en niños como en adultos, ya que también son beneficiosos para prevenir la osteoporosis o favorecer el crecimiento de la flora bacteriana del intestino.

8. TOMAR FRUTA DESPUÉS DE COMER NO ENGORDA.

Otro alimento básico de nuestra vida, se recomienda al menos dos piezas mediana de fruta al día. Además, es recomendable fomentar el consumo de alimentos frescos, ya que aportan fibra alimentaria, vitaminas y antioxidantes que son beneficiosos para la salud. Este experto recuerda que cada fruta tiene su aporte calórico con independencia del momento en que se ingiera y «no engorda más ni menos si se come al final de las comidas».

9. LA MANTEQUILLA, MÁS SALUDABLE QUE LA MARGARINA.

Las margarinas contienen grasas de origen vegetal mientras que la mantequilla se obtiene de la grasa de la leche. Dado su origen vegetal, la margarina aporta grasas insaturadas que son más saludables y también son ricas en vitaminas liposolubles, lo que les aporta un valor nutricional.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés