Uvas: tradicionales, deliciosas y muy sanas

“Se acerca la Noche Vieja y en cada mesa española hay algo que no puede faltar: las uvas con las que acompañar las campanadas que anuncian el nuevo año. Más allá de ser una inveterada tradición es una muy buena costumbre, ya que las uvas son un exquisito fruto rebosante de sabor y con una gran variedad de propiedades y beneficios para nuestra salud.”

La uva es el fruto de la vid (Vitis vinifera) y está compuesta de una serie de granos unidos a un tallo, que juntos forman un racimo. Podemos dividir las uvas en dos grupos principales: las blancas y las rojas, pero la variedad es realmente muy amplia. Italia es el mayor productor de uvas del mundo y sus principales regiones vitícolas son Apulia y Sicilia.

Algo de historia

La cultura de la uva también denominada viticultura es probablemente tan antigua como la civilización misma. La evidencia arqueológica sugiere que los seres humanos comenzaron a cultivar uvas ya en 6500 a.C. durante el Neolítico.

Hacia el 4000 a. C. la uva se extendió de la zona Transcaucásica a la de Asia Menor a través del Delta del Nilo en Egipto. Se considera que el rey Hammurabi de Babilonia fue quien promulgó la primera ley de licores del mundo, cuando estableció reglas para el comercio del vino en 1700 a.

A los hititas se les atribuye la expansión de la cultura de la uva hacia el oeste, cuando emigraron a Creta, el Bósforo y Tracia (3000 a.C.). Más tarde, los griegos y los fenicios llevaron dicho cultivo a Cartago, Sicilia, Italia meridional, España y Francia. Bajo la influencia de los romanos, la producción de uva se extendió por toda Europa.

Tras la caída del imperio romano, la cultura de la uva y la elaboración del vino se asociaron principalmente con los monasterios. Más tarde, el uso del vino se extendió más allá de los ritos religiosos y se arraigó como una costumbre social. Este aumento de la demanda de uvas y su cultura creció de manera constante hasta nuestros días.

Los tres usos principales que se le da a estos frutos son: son para fabricar vino, para pasas y como “uvas de mesa” y están consideradas como las frutas número uno del mundo, dado que ninguna otra puede competir con la cantidad de uvas producidas a nivel global y que ronda los 72 millones de toneladas anuales. De sus pepitas también se extrae un aceite, que se usa en cosmética y gastronomía.

Características y propiedades

Sus propiedades y beneficios se conocen desde tiempos antiguos y en muchas culturas se le consideraba como un símbolo de la vida. Si se comen frescas como uvas de mesa o como pasas, no contienen alcohol, un ingrediente característico del vino.

Obviamente el elemento principal de las uvas es el agua, ya que la contienen en un porcentaje que puede variar de 72 a 84% aproximadamente, dependiendo de la calidad de las mismas. En cuanto a su dulzura, está dada por la presencia de dos azúcares básicos: la glucosa y la fructosa.

Entre los minerales que puede aportar el consumo de uvas están: el hierro, el calcio, el fósforo, el sodio y el magnesio. También contiene una gran cantidad de antioxidantes, entre los que se cuentan los flavonoides, como las antocianinas y los taninos y lo no flavonoides, como los ácidos fenólicos.

Las uvas también contienen algunos ácidos que tienen un papel importante en la transformación del vino y a su vez suelen ser muy beneficiosos para quienes las comen frescas, como el ácido málico, el tartárico y el cítrico.

En cuanto a las vitaminas están presentes la C, todas las del grupo B y en cantidades modestas, también hay trazas de vitamina A. Uno de los componentes más importantes es un fenol llamado resveratrol, que se halla en las pieles de las uvas.

El resveratrol tiene propiedades antibacterianas, anti-inflamatorias, antioxidantes y anticancerosas, evita la formación de grasas a nivel celular y mejora la dilatación de los vasos sanguíneos, permitiendo una mayor fluidez en la circulación. También se ha demostrado que relaja las paredes de los vasos sanguíneos, ampliando su diámetro y bajando así la presión arterial.

La uva es un fruto muy activo terapéuticamente: tiene propiedades diuréticas y ligeramente laxantes (por su alto contenido de celulosa), ayuda al proceso digestivo y reduce el nivel de colesterol «malo» en la sangre.

Las uvas contienen ingredientes activos y nutrientes muy útiles para la regeneración de la piel, pero además poseen una importante cantidad de boro, un oligoelemento muy necesario para mantener la salud de los huesos y del cerebro.

La quercetina, un flavonoide que se encuentra naturalmente en las uvas rojas, además de tener propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, parece ser también una excelente fuente de energía, por lo que se recomienda su ingesta a los deportistas.

Consejos útiles

Debido a su alto contenido de azúcares las personas con diabetes deben consumirlas con precaución y a los niños pequeños se recomienda dárselas peladas y sin pepitas, ya que la celulosa contenida en la piel puede causarles problemas digestivos.

A la hora de elegir las uvas que vamos a poner en nuestras mesas, ya sean frescas o pasas, es muy importante cerciorarnos de su origen y elegir las que estén etiquetadas como “Bio” y “Eco”, para asegurarnos que proceden de plantaciones orgánicas y naturales, no ha sido tratadas con herbicidas, pesticidas ni otros químicos y no son de origen transgénico.

¡Felicidades!

El equipo de ECOticias quiere agradecer a sus lectores el interés, la crítica constructiva y la interacción con la que nos han regalado durante todo el 2016 y os deseamos un 2017 colmado de éxitos, alegrías y superación.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés