Alimentos ecológicos: sí merece la pena pagar más

El carácter saludable de los alimentos organanicos ecológicos es uno de los aspectos más valorados por los consumidores. Esta opinión se basa, fundamentalmente, en la ausencia en sus procesos de producción u obtención, de sustancias tóxicas como residuos de abonos, plaguicidas (insecticidas, herbicidas), medicamentos veterinarios, aditivos diversos… Sin embargo, existen otros beneficios de salud relacionados con la composición nutricional, los procedimientos de producción y conservación de los alimentos y la salud ambiental no suficientemente conocidos ni valorados por la mayoría de los consumidores.

Los métodos de producción ecológica y las técnicas agroalimentarias empleadas a lo largo de la cadena alimentaria (producción, transformación y distribución) implican una serie de medidas y cuidados en relación con el empleo de fertilizantes y el tratamiento de las plagas y las enfermedades de animales y plantas, con una marcada orientación a la disminución de la contaminación por sustancias nocivas y la evitación de peligros medioambientales.
Las importantes restricciones en la utilización de productos fitosanitarios y de fertilizantes, con la consiguiente repercusión en la reducción del riesgo de salud asociado a la contaminación del entorno y su contribución a la mejora de la salud ambiental.
La polémica sobre el sobreprecio que alcanzan los alimentos ecológicos podría verse falta de criterios si a la hora de cuantificar el precio se valorase el aporte de nutrientes por unidad de peso. En este sentido, para alcanzar la dosis diaria de vitamina ´C´ a través de la ingesta de zumo de frutos cítricos recién exprimidos habría que aumentar la cantidad de zumo convencional en 1.5, lo que implica un precio mínimo de compra 1.5 veces superior.

pepegrillo.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés