Actualizar

martes, enero 31, 2023

Rama Ben Zvi, chef israelí, trae a España su cocina ecológica pero no «molecular»

La chef israelí Rama Ben Zvi ha traído a España, en el marco de la celebración de Madrid Fusión, su cocina que, según ha explicado, es «ecológica», basada en la recogida de ingredientes cultivados en sus propias tierras, aunque no «molecular», algo que, según ha explicado, se ha extendido en España pero implica un proceso de adivinación por parte del comensal.

En este sentido, Ben Zvi, que diseñó hace quince años el restaurante ‘Hamitbaj Shel Rama’ –La cocina de Rama–, ubicado en Nataf (Israel), en medio del campo, y que trabaja en él junto a su marido y toda su familia, ha asegurado en una entrevista a Europa Press que la cocina ecológica es necesaria tanto para el medio ambiente como para las personas.

   En Israel, según ha señalado, no está muy extendido el modelo de restaurante ecológico, aunque ha asegurado que los judíos, en general, comen «muy fresco, muchas frutas y verduras». Más aún, en su local, además de los ingredientes recién cultivados u obtenidos de los animales –sus vecinos tienen granjas de las que obtienen queso y carne–, los clientes pueden degustar la comida en platos de cerámica, dándole a todo un toque ‘artesano’.

   A estos condimentos, se suma el entorno, pues Rama Ben Zvi decidió montar este tipo de negocio –después de haber cursado su carrera de baile en París– por las tierras que posee su familia en Israel, lo que para ella es «el paraíso» por cuanto se trata de un lugar donde se establece un «contacto directo» con la naturaleza y que sólo puede estar allí. «Tenía que inventar algo para no tener que irme fuera del paraíso», agrega.

   En particular, ha puntualizado que la cocina en su país es «israelí contemporánea», es decir, con una base común judía aunque con influencias de todos los países de los que procede cada israelí y con las técnicas que cada uno ha aprendido en esos lugares. De esta forma, los cocineros aplican lo aprendido fuera a los ingredientes y sabores locales.

   En cuanto a la comunidad árabe residente en Israel, ha indicado que desarrollan una agricultura tradicional frente a la típica industrial israelí y ha aclarado que, al contrario de lo que se piensa en Europa y se muestra por la televisión sobre la «lucha» entre judíos y árabes, ambos conviven y comen juntos.

COMER DEL HUERTO A PRECIO MEDIO

   Precisamente porque considera que su casa es el paraíso, es por lo que se quedó y se quedará allí trabajando pues, aunque recomienda comer sano a la vez que cuidar el medio ambiente, considera que exportar su negocio a otros países como España conlleva «mucho trabajo».

   De hecho, ha explicado que para ella y su familia resulta «caro» cocinar lo que, a su vez, han tenido que cultivar o hacer primero. Para los dueños, un restaurante de este tipo supone esfuerzo y dinero para conseguir ingredientes de «muy alta calidad», sin embargo, en contra del pensamiento popular de que lo ecológico sale más caro, Rama advierte de que en su restaurante los precios son asequibles, de un nivel «medio» o un poco por encima.

   La chef israelí, muy concienciada con el medio ambiente, ha animado a los ciudadanos a ser más sensibles no sólo a la hora de comer sino también, por ejemplo, al hospedarse en un hotel. «Incluso en este lujoso hotel debemos pedir que no nos cambien las sábanas todos los días, o no gastar tanto papel», ha recomendado.

   Ben Zvi ha apuntado que las especialidades culinarias en su país están en proceso de creación pues en Israel «todo es muy nuevo» al ser un Estado de no muy larga tradición. Así, considera que a pesar de que España es un buen país para la gastronomía, a los españoles les es difícil ser «tan creativos» como los israelíes ya que tienen que «romper más tradiciones o barreras».

   Concretamente, ha definido su cocina como un paso intermedio entre la cocina de antes y la moderna, recurriendo al plato tradicional preparado de manera más «sofisticada» que los platos de las abuelas, aunque no tanto como para tener que adivinar lo que se va a comer, como, a su juicio, ocurre en la cocina moderna de España que es «molecular».  

   Rama ha constatado durante estos días, en los que ha cocinado en el restaurante ‘La Rotonda’ del Hotel Westing Palace, que a los españoles les gusta «mucho» su cocina porque, según explica, encuentran sabores que les resultan «familiares» cercanos al mediterráneo, pero, como son más gustos que los presentes en la comida española, «los conocen y no los conocen al mismo tiempo».

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés