Una dieta rica en fibra y agua, utilizar fotoprotector adecuado y menor estrés

Y es que, durante el verano se potencian los facilitadores del bienestar, como son un menor tráfico, ambientes más lúdicos y alegres, buen tiempo y un mayor número de horas de luz fomentan la estabilidad emocional.

Mantener una dieta rica en fibra y agua, utilizar un fotoprotector adecuado y tener un menor estrés ayudan a mantener un estado saludable, según han recordado los expertos de Sanitas Hospitales.

   Y es que, durante el verano se potencian los facilitadores del bienestar, como son un menor tráfico, ambientes más lúdicos y alegres, buen tiempo y un mayor número de horas de luz fomentan la estabilidad emocional.

   No obstante, también existen efectos menos positivos como puede ser el estrés asociado a la organización del periodo vacacional en padres que trabajen ambos y no cuenten con apoyo familiar y económico suficiente, el aumento de conflicto en las parejas por convivir durante más tiempo al día o el malestar emocional que padecen las personas con poca red social que no tengan planes de ocio para disfrutar sus vacaciones.

- Advertisement -

   Asimismo, con el verano, una de las partes de nuestro cuerpo que más sufre el calor y los efectos del sol es la piel. Para el mejor cuidado de la misma, es necesario el uso de la fotoprotección solar adecuada que debe ser aplicada siempre después de haber limpiado bien la piel. Además, es importante elegir el fotoprotector más adecuado para cada tipo de piel, características e hidratación.

   «Además del protector solar en crema, en los últimos años venimos recomendando los fotoprotectores orales que preparan la piel para que se defienda mejor de las radiaciones solares ultravioletas», ha comentado el jefe del Servicio de Dermatología del Hospital Sanitas La Moraleja, Cristina Villegas.

   En este sentido, los expertos de Sanitas Hospitales han recordado que aunque esté nublado es importante protegerse igualmente, ya que la arena refleja la luz del sol y los rayos solares llegan a la piel, incluso estando bajo la sombrilla. Así, tras pasar el día expuestos al sol, se debe reparar la piel con emolientes y reparadores cutáneos por la noche para que descanse.

CUIDADO CON LAS INTOXICACIONES

   Pero durante esta época resulta también muy importante hidratar el cuerpo por dentro, para lo cual los expertos recomiendan cambiar los alimentos calóricos y grasos por los ricos en fibras y frutas. En este sentido, los especialistas aconsejan tomar sopas frías de primeros platos, evitar el alcohol y las bebidas carbonatadas y comer ensaladas y sandías para saciar la sed.

   Asimismo, los expertos han recomendado cambiar las salsas por aderezos de hierbas como el eneldo, tomillo, perejil; intentar tomar vitamina C; sustituir los postres dulces por fruta natural; tomar alimentos con poliferoles como los frutos rojos; aumentar la ingesta de alimentos con vitamina A para la piel como el tomate y la papaya; y regular el colesterol con pescado azul.

   Del mismo modo, han recordado que las intoxicaciones por alimentos contaminados aumentan durante los viajes de la época estival y que los alimentos más ricos en nutrientes como carnes, pescados, mariscos, lácteos o huevos son los más propensos a contaminarse.

   Por tanto, para evitar la contaminación de los alimentos es importante cocinarlos antes de consumirlos; no volver a congelar los productos que han sido descongelados; usar huevos pasteurizados o lavarlos antes de romper la cáscara para eliminar la suciedad; añadir vinagre o limón a las salsas para impedir el crecimiento de posibles gérmenes; lavarse las manos antes y después de manipular alimentos; limpiar escrupulosamente los recipientes donde se cocina y revisar las fechas de caducidad de las conservas.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés