CÁNCER El peso de la alimentación

Si toda la población tuviera un estilo de dieta saludable, la incidencia de cáncer disminuiría aproximadamente en un 30%. En contra de lo que se suele pensar, la genética no es tan determinante en la expresión de la enfermedad

Está totalmente demostrada la relación alimentación-cáncer o, mejor dicho, de la «mala» alimentación-cáncer.  

El cáncer es una enfermedad multifactorial y según el EPIC (Estudio Prospectivo Europeo sobre Nutrición y Cáncer), iniciado en los años 90 con 521.000 personas, está claro que las causas de cáncer son en un  5-10%… causas genéticas. Y, en un 90-95%, causas medioambientales, de las cuales la dieta representa el 30-35% de las causas  de cáncer. Alimentos ecológicos, locales y mayoritariamente vegetales (como los de la foto) constituyen una forma de prevenir el cáncer inmejorable. Si además son cocinados de la mejor forma posible, estaremos ahuyentando los procesos cancerígenos de nuestro organismo de la manera más efectiva.

Si toda la población tuviera un estilo de dieta saludable, la incidencia de cáncer disminuiría aproximadamente en un 30%.  En contra de lo que se suele pensar, la genética no es tan determinante en la expresión de la enfermedad y está totalmente condicionada por la epigenética y factores medioambientales. 

LA DIETA
Si bien la dieta es muy importante, tengamos en cuenta que esta importancia se ve acrecentada porque a través de la alimentación se vehiculizan también otros tóxicos ambientales:  por ejemplo los compuestos organoclorados de los pesticidas,  el bisfenol A y los ftalatos de los plásticos, o PFOAS y metales pesados en los utensilios de cocina. Recomendamos  documentarse al respecto de los tóxicos ambientales y la relación con el cáncer mediante el catedrático e investigador Nicolás Olea, que nos ofrece una información inestimable en estos video y entrevista.
Es un misterio para cada uno de nosotros la predisposición genética que podemos tener para padecer cáncer y, de igual modo, es un misterio cuál es nuestra susceptibilidad ante los tóxicos.  Es decir, cuál es la cantidad o la combinación de tóxicos que necesitamos para activar un proceso cancerígeno. Por lo tanto, el principio de prudencia nos aconseja evitar los tóxicos reconocidos como cancerígenos (aparte de los citados, no olvidemos alcohol y tabaco)  y llevar un estilo de vida saludable, con ejercicio y una alimentación que desestima los alimentos y modos de cocinado que estimulan a las células cancerosas e incluyendo los alimentos ya bien conocidos como anticáncer.

CONASI
Desde la firma Conasi, nos dicen, «de todo esto hablaremos en BioCultura Barcelona[M5], en la conferencia del sábado 27 de abril,  a las 15 h:  ‘Cómo afrontar el cáncer desde la alimentación’; y también en el showcooking del sábado 27 de abril, a las 18 h:  ‘Desayuno anticáncer: delicioso y saludable’, de mano de la Dra Odile Fernández y Conasi, cocina natural». Necesitamos información para ser conscientes de la trascendencia de nuestras decisiones a la hora de elegir con qué nos alimentamos y queremos contribuir a ello.

Más información: 
http://www.conasi.eu/blog
http://www.misrecetasanticancer.com

- Advertisement -

Redacción / The Ecologist
Asociación Vida Sana

ECOticias.comhttp://www.vidasana.org/

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés