Los niños y los alimentos ecológicos

Porque saben mejor y son más nutritivos, porque son mejores para su salud, por sostenibilidad medioambiental. Hay muchísimas razones por las cuales debemos darles alimentos ecológicos a los más peques de la casa.

Son más sanos

Los niños y los alimentos ecológicos. La primera razón por la que debes darle alimentos ecológicos a tus hijos es porque son más saludables. Como cualquier padre o madre seguro que tienes miedo de las consecuencias que la alimentación industrial puede tener en el crecimiento de tus hijos. Por ello la solución está en darles alimentos de calidad. Y con la certeza de que no contengan agentes químicos ni tóxicos.

Los niños y los alimentos ecológicos

Los efectos de los alimentos convencionales pueden resultar muy dañinos a mediano y largo plazo. Tanto en niños como en adultos. Al tomar alimentos ecológicos los peques se abstienen de ingerir sustancias químicas provenientes de pesticidas y fertilizantes. Además, son más ricos en todo tipo de nutrientes esenciales que los productos convencionales. Lo que les ayuda a tener un correcto desarrollo y crecimiento.

Saben mejor

Los niños deben conocer los diferentes sabores desde una edad temprana. Cuantos más alimentos convencionales comen, más rápido pierden el gusto. Y la razón es tan simple como que es algo insulso que requiere de la adición de salsas para tener sabor. El resultado es que se acaba comiendo cosas o muy saladas o muy dulces. Algo que es muy perjudicial para su organismo y el primer paso hacia la adicción por la comida basura.

Por otro lado, los productos de agricultura ecológica realmente tienen sabores naturales incomparables. Y son mucho más pronunciados que los saborizantes artificiales. Si acostumbramos a nuestros hijos a comer sano y ecológico les hacemos un gran favor. Puesto que seguramente mantendrán esos hábitos de por vida. Los niños y los alimentos ecológicos.

Si además de elegir alimentos ecológicos para tus hijos se los das en temporada, mejor que mejor. Es la época en que están en su punto cúlmine de sazón. Saben a gloria y son mucho más baratos. Acostumbra a tus hijos a no comer alimentos fuera de fecha. Unas fresas en invierno pueden parecer deliciosas, pero no son sostenibles. Porque se requirió muchísima energía para cultivarlas en un invernadero y tiene una huella de carbono altísima.

Variedad y equilibrio

Los alimentos ecológicos te permiten dar a tus hijos una dieta balanceada y variada. Comerán lo justo y no necesitarán atiborrarse de chuches o snacks. Una fruta ecológica contiene vitaminas y nutrientes que actúan como saciadores del apetito. Las industriales tienen menos nutrientes y más agentes tóxicos. Por lo que no colman el apetito y requieren comer más. Y ese es el camino que, junto con el sedentarismo, los lleva a padecer obesidad infantil.

En cuanto a la variedad, cada día hay una mayor oferta de alimentos ecológicos. Además, los acostumbras a llevar un estilo de alimentación sostenible. Así que es importante que sepan que gracias a lo que comen están siendo ciudadanos responsables. Más adelante entenderán el rol que cumplen en el mundo. Y seguramente seguirán defendiendo y protegiendo al medio ambiente.

Dale todo tipo de alimentos ecológicos a tus hijos. Trata de que prueben la mayor cantidad de opciones. Nunca limites su dieta de acuerdo a tus preferencias. Déjales que elaboren su propia ‘paleta de sabores’ y que indaguen qué es lo que les gusta y qué no. En cuanto al tipo de alimentos ecológicos: dales más verduras, frutas, legumbres y cereales que carnes. Los niños y los alimentos ecológicos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés