¿Climáticamente aún hay signos de esperanza?

El informe The Lancet advierte de la gravedad de la situación actual. Los efectos del cambio climático sobre la salud, la problemática de los combustibles fósiles, la multiplicación de crisis y mucho más. pero también da esperanzas y consejos con los que sería posible revertirla.

¿Climáticamente aún hay signos de esperanza? Una respuesta centrada en la salud a la actual crisis energética, del coste de la vida y del clima permitiría a las empresas energéticas cambiar rápidamente a combustibles limpios. Y a los países alcanzar rápidamente las emisiones netas de gases de efecto invernadero, desbloqueando un futuro de desarrollo sostenible, entornos saludables y equidad sanitaria. Al tiempo que se mejora la seguridad energética y se ofrece una vía para la recuperación económica.

Cambios necesarios

Las mejoras en la calidad del aire ayudarían a evitar las muertes resultantes de la exposición a la contaminación atmosférica por partículas derivadas de los combustibles fósiles, de las que se produjeron 1,3 millones solo en 2020.

Acelerar la transición hacia dietas más equilibradas y basadas en plantas no solo reduciría el 55 % de las emisiones del sector agrícola procedentes de la producción de carne roja y leche, sino que también evitaría hasta 11,5 millones de muertes anuales relacionadas con la dieta y reduciría el riesgo de enfermedades zoonóticas.

En la actualidad, solo el 27 % de los centros urbanos están clasificados como moderadamente verdes o superiores, y la gente sigue dependiendo del aire acondicionado para refrigerarse, lo que en 2020 era responsable de 900.000 millones de toneladas de emisiones de dióxido de carbono, y de 24.000 muertes por exposición a las PM2,5. Un rediseño urbano que dé prioridad a la salud puede proporcionar un mayor espacio verde que reduzca el calor urbano, mejore la calidad del aire y beneficie la salud física y mental.

Aún hay esperanza

Los datos del informe The Lancet de este año muestran algunos signos de esperanza y movimiento hacia la acción. Aunque la generación total de energía limpia sigue siendo insuficiente, alcanzó niveles récord en 2020, y las fuentes de carbono cero representaron el 80 % de la inversión en métodos de generación de electricidad en 2021.

Por primera vez, el empleo directo e indirecto en las energías renovables superó al empleo directo en la industria de extracción de combustibles fósiles, que registró 10,5 millones de empleados (un 10 % menos que en 2019), lo que reafirma que las energías renovables podrían apoyar la seguridad del empleo, ahora y en el futuro, indica el documento. ¿Climáticamente aún hay signos de esperanza?

ARTÍCULOS RELACIONADOS

2 COMENTARIOS

  1. Hola, creo que aún hay esperanzas, para eso todos debemos trabajar individualmente cambiando nuestra alimentación y vestir, basado en una economía sustentable. Yo estoy feliz trabajando en la reutilización de telas, es un cambio de vida. Espero comunicarme de alguna manera con ustedes, sus reportajes son increíbles.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés