Sabes cuantos muertos por contaminación provocará el engaño de las emisiones de Volkswagen en EEUU

En septiembre, la Agencia de Protección Ambiental estadounidense descubrió que el fabricante alemán desarrolló e instaló «dispositivos de desactivación» (software) en los vehículos diésel ligeros vendidos entre 2008 y 2015.

El uso de Volkswagen de un ‘software’ para evadir las normas de emisiones de gases tóxicos en más de 482.000 vehículos diésel vendidos en Estados Unidos contribuirá directamente a 60 muertes prematuras en todo el país, según concluye un estudio dirigido por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), en Cambridge, Massachusetts, Estados Unidos.

En septiembre, la Agencia de Protección Ambiental estadounidense descubrió que el fabricante alemán desarrolló e instaló «dispositivos de desactivación» (software) en los vehículos diésel ligeros vendidos entre 2008 y 2015.

Este ‘software’ fue diseñado para detectar cuándo un coche estaba pasando por una prueba de emisiones y sólo entonces activar el sistema completo de control de emisiones del vehículo, que de otro modo se desactivaría en condiciones normales de conducción, un truco que permite a los vehículos emitir 40 veces más emisiones que los permitidos por la Ley de Aire Limpio.

- Advertisement -

Esa cantidad de exceso de contaminación multiplicada por el número de vehículos afectados vendidos en Estados Unidos y extrapolada sobre las distribuciones de la población y los factores de riesgo para la salud de todo el país tendrá efectos significativos en la salud pública, según el estudio.

Según el estudio, con participación tamibén de expertos Universidad de Harvard, en Estados Unidos, y publicado en la revista ‘Environmental Research Letters’, el exceso de emisiones de los dispositivos de desactivación de Volkswagen hará que alrededor de 60 personas en Estados Unidos mueran entre 10 y 20 años antes de tiempo.

Si el fabricante de automóviles retira cada vehículo afectado a finales de 2016, los autores de este trabajo calculan que se podrían evitar más de 130 muertes tempranas adicionales. Sin embargo, si Volkswagen no ordena la retirada en Estados Unidos, el exceso de emisiones, agravado en el futuro, hará que 140 personas mueran antes de tiempo.

Además del aumento de las muertes prematuras, los científicos estiman que esde exceso de emisiones de Volkswagen contribuirá directamente a 31 casos de bronquitis crónica y 34 ingresos hospitalarios relacionados con enfermedades respiratorias y cardiacas. En total, el exceso de emisiones de Volkswagen generará 450 millones de dólares en gastos de salud y otros costos sociales, pero una recuperación de esos vehículos a finales de 2016 puede ahorrar hasta 840 millones de dólares en costes sanitarios y sociales.

Para estimar los efectos sobre la salud de un exceso de emisiones de Volkswagen, el autor principal del artículo, Steven Barrett, profesor asociado de Aeronáutica y Astronáutica en el MIT y sus colegas basan sus cálculos en las mediciones de investigadores de la Universidad de West Virginia, que encontraron que los vehículos produjeron hasta 40 veces las emisiones permitidas por la ley.

Entonces, estos expertos calcularon la cantidad promedio que cada vehículo habría impulsado durante su vida útil y combinaron estos resultados con los datos de ventas entre 2008 y 2015 para estimar el total de las emisiones de más durante este periodo.

Posteriormente, el grupo calculó las emisiones resultantes bajo tres escenarios: el escenario actual, en el que 482.000 vehículos ya han emitido un exceso de emisiones a la atmósfera; un escenario en el que Volkswagen recupera todos los vehículos afectados a finales de 2016; y un futuro en el que no hay retirada de los coches y cada vehículo afectado permanece en la carretera, por lo que siguen emitiendo el exceso de contaminación durante el transcurso de su vida útil.

Posteriormente, el equipo calculó los efectos sobre la salud bajo cada escenario de emisiones, utilizando un método que desarolló para asignar estimaciones de las emisiones a la exposición del público a las partículas finas y el ozono. Los vehículos diésel emiten óxidos de nitrógeno, que reaccionan en la atmósfera para formar partículas finas y ozono. El enfoque de Barrett hace un esquema esencialmente de las emisiones estimadas de riesgo para la salud de la población, teniendo el cuenta el transporte atmosférico y la química de los contaminantes.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés