Construcción de una central térmica en Ariño

Con el proyecto de central térmica de Mequinenza en marcha y con cada vez más evidencias del daño que causan las centrales térmicas, tanto a la salud como al clima, se han iniciado los trámites (consultas previas a la Evaluación de Impacto Ambiental) para construir una nueva central térmica de carbón, carbón de escombrera, en Ariño (Teruel), proyecto similar a la central que el Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (INAGA) autorizó recientemente en Mequinenza, aunque con más potencia. La central estaría promovida por la empresa “Tecnologías Energéticas Integradas, S.A.”, sociedad formada por la Diputación General de Aragón, a través de la Corporación Empresarial Pública de Aragón S.L. , la Fundación CIRCE, y la Sociedad Anónima Minero Catalano Aragonesa (SAMCA).

La central proyectada en Ariño, de 49,9 Mw de potencia y denominada por los promotores con el bonito nombre de Planta de Valorización Energética “La Val de Ariño”, pretende, en un claro abuso de los términos, “reciclar” y “valorizar”, o sacar rendimiento económico, a las escombreras generadas durante años de actividad minera.

En teoría la Unión Europea considera la quema de residuos de origen orgánico como un proceso “neutro” en cuanto a la emisión de gases de efecto invernadero ya que el dióxido de carbono (CO2 ), que se emite durante la combustión, fue tomado con anterioridad de la atmósfera por la fotosíntesis vegetal que está en el origen, directo o indirecto, de la materia orgánica. Sin embargo en la quema de carbón el carbono sólido que contiene, que quedó secuestrado en el interior terrestre durante millones de años y que no causa efecto invernadero, se convierte en CO2 que provoca un calentamiento global del clima al ser un gas que se añade al existente de un modo natural. Por ello es extremadamente abusiva la pretensión de calificar como “reciclaje” la quema de escombreras, como igualmente lo sería la quema de restos petroleros. El calentamiento global del clima, tal como no deja de advertir la comunidad científica, es un proceso extremadamente grave que puede ocasionar una catástrofe planetaria y cuya causa más importante es la quema de combustibles fósiles, entre los cuales destaca el carbón.

 

- Advertisement -

 

 

Por ello toda política consecuente con los tratados internacionales que luchan contra el cambio climático debe empezar con el abandono de la quema del carbón. De hecho el caso de la central térmica de Ariño es más grave todavía en cuanto que la naturaleza del combustible a quemar, de muy mala calidad por su alto contenido en azufre y por su pobre valor energético, obliga a añadir caliza (carbonato cálcico) para eliminar el azufre, pero con el grave inconveniente de que se emite más CO2 todavía (unas 700.000 toneladas/año), CO2 que proviene del carbón y de la descomposición de la caliza usada. Por tanto el sistema de quema de escombreras implica generar 3 ó 4 veces más dióxido de carbono, por unidad de energía generada, que otros sistemas como por ejemplo la quema de gas en una central térmica de ciclo combinado. Todo ello sin contar con las grandes emisiones de otros contaminantes (partículas, óxidos de azufre y nitrógeno, etc.) que agravarían la calidad del aire en un territorio ya muy castigado desde el punto de vista ambiental.

 

 

 

Ecologistas en Acción considera lamentable el proyecto de Ariño y más todavía el patrocinio que el Gobierno de Aragón, a través de la Corporación Empresarial Pública de Aragón S.L. y del CIRCE , está haciendo en este caso.

 

 

 

Considera, así mismo, que el Gobierno de Aragón queda en evidencia, con este proyecto y los de otras centrales térmicas (Mequinenza, Fayón, y Osera de Ebro), que supondrán en conjunto más de 5 millones de toneladas de CO2 al año, por su falso compromiso contra el cambio climático y por destinar fondos públicos a promocionar y desarrollar técnicas nocivas para el medio ambiente y que causan calentamiento global del clima. Por ello Ecologistas en Acción manifiesta, una vez más, que se opondrá firmemente a este proyecto y al de las otras centrales térmicas que se quieren construir en Aragón.

 

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés