Una baja exposición al CO2 sigue siendo perjudicial

Investigadores de la Universidad de Tecnología de Sydney y el Instituto Woolcock de Investigación Médica (Australia) han concluido que incluso niveles bajos de exposición a la contaminación tienen un efecto perjudicial en los pulmones, causando inflamación pulmonar y afectando de forma negativa a las células.

Un equipo de investigación internacional, dirigido por la Universidad de Tecnología de Sydney (UTS) y el Instituto Woolcock de Investigación Médica (WIMR) investigó si un bajo nivel de exposición a PM10 – partículas de tamaño igual o inferior a 10 micras que constituyen una gran proporción de la contaminación del aire- podían ingresar al pulmón y tener consecuencias en la salud.

El estudio fue llevado a cabo en ratones, a los que se expuso a PM10 durante tres semanas, observándose un aumento de los linfocitos y los macrófagos. Investigadores del Instituto Kolling, la Universidad China de Hong Kong y la Academia de Ciencias de China también participaron en el estudio, que demostró que, después de tres semanas, los ratones expuestos a bajos niveles de PM10 relacionado con el tráfico tuvieron una respuesta inflamatoria.

«Nuestros resultados indican que la PM es una molécula proinflamatoria, que ejerce efectos incluso a bajas concentraciones. En nuestro modelo encontramos evidencia fuerte y estadísticamente significativa de inflamación pulmonar y actividad mitocondrial desregulada.

- Advertisement -

Las mitocondrias son la fuente inagotable de la célula, lo que significa que cualquier cambio en las mitocondrias afecta la producción de energía de la célula y, por lo tanto, cómo la célula se divide y responde a los estímulos externos», ha asegurado el investigador jefe, Brian Oliver.

«En Sydney y otras ciudades capitales australianas, los niveles de contaminación del aire relacionada con el tráfico (TRAP) son bajos según los estándares mundiales y no suelen considerarse un problema en términos de desarrollar enfermedad pulmonar crónica.

Sin embargo, casi todas las personas que viven en un área urbana están expuestas a TRAP«, ha indicado el doctor Chan.

El profesor asociado Brian Oliver ha expresado que estos resultados pueden tener «implicaciones importantes para los nuevos desarrollos de construcción de edificios y carreteras».

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés