Greenpeace considera un éxito la retirada del Decreto del carbón

Greenpeace valora como un éxito la noticia sobre la retirada del Decreto 134/2010, que aprobó el mes pasado el Consejo de Ministros, para apoyar la quema de carbón nacional en las centrales térmicas españolas. La decisión ha sido adoptada tras conocer la oposición de la Comisión Europea a la medida. La organización ecologista, que había presentado alegaciones a la normativa, se estaba planteando recurrirla judicialmente.
“Los hechos demuestran que las renovables ya han derrotado al carbón y no deja de ser paradójico que el Gobierno se empeñe en resucitar un sector destinado a desaparecer mientras bloquea, cada vez más, el desarrollo de uno de los sectores punteros en España: el de las energías renovables”, ha declarado José Luís García Ortega, responsable de la Campaña de Cambio Climático y Energía de Greenpeace. Como ejemplo, este mediodía, según los datos de Red Eléctrica de España, las renovables cubrían casi el 60% de la demanda (27,8% sólo la eólica), mientras que el carbón  aportaba un 2,4%.
 
El Gobierno ya está  trabajando en una nueva versión, que Greenpeace considera innecesaria porque resulta totalmente injustificado promover económicamente la quema de carbón nacional al tiempo que se indemniza a las centrales perjudicadas por esta medida. La organización ecologista recuerda que el pasado mes de septiembre, España se comprometió ante el G8 a eliminar de su ordenamiento jurídico las subvenciones a los combustibles fósiles, por lo que es incongruente que en febrero de 2010, y en plena crisis económica, aprobase la aportación de más de 4.500 millones al sector, repercutiendo este gasto en la tarifa y, por lo tanto, al consumidor final.
 
En concreto, los puntos en los que Greenpeace fundamentó sus alegaciones al Real Decreto 134/2010 son los siguientes:

    * Se basa en pretendidas restricciones por garantía del suministro que son totalmente innecesarias dado el actual panorama energético
    * español y, por lo tanto, constituyen un supuesto falso.
    * Supone un parche para retrasar artificialmente la inevitable desaparición de un sector no competitivo y altamente contaminante como el del carbón, aumentando los costes totales del sistema eléctrico y alterando las reglas del mercado.
    * Tiene un gran impacto económico injustificable en un momento de crisis como el actual.
    *

      No favorece el empleo y detrae fondos públicos que deberían emplearse en la promoción de sectores estratégicos para el futuro del sector energético y de la economía española.
    * Perjudica a las energías renovables y, en general, al medio ambiente, siendo totalmente incompatible con las medidas que exige la lucha internacional contra el cambio climático.
    * Se opone frontalmente a la normativa europea en la materia.

 
“Es lamentable la imagen que España está dando en plena presidencia europea,  recibiendo un varapalo de la Comisión Europea por subvencionar el carbón, el combustible que más contribuye al cambio climático. No es de extrañar que el Gobierno polaco -el que más apuesta por el carbón en Europa- identifique a España como el posible aliado ideal a la hora de frenar el avance de la UE en la lucha internacional contra el cambio climático [1], ha concluido Vila.

- Advertisement -

Greenpeace

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés