Ecologistas critica el «silencio» político sobre las nucleares en España

Castejón, que ha presentado en Santander el último número de la revista ‘Ecologista’, dedicado al accidente de Fukushima y al futuro de las centrales nucleares, ha contrapuesto lo que sucede en España con el debate que se va «extendiendo» por Europa a favor del cierre de las nucleares, un debate del que es buen ejemplo el referéndum que se va a celebrar en Italia.

   En España, mientras tanto, «ni el PSOE ni el PP están diciendo nada» en torno a esta cuestión que, en su opinión, no se aborda porque «el lobby nuclear es muy potente» y el Gobierno español es «rehén de las eléctricas» por el déficit tarifario.

   Castejón ha rechazado el argumento de que las nucleares son necesarias para asegurar la garantía del suministro, porque su papel lo pueden desempeñar también las centrales de gas.

   Pese a todo, Ecologistas en Acción no reivindica el cierre inmediato de todas las nucleares, sino que aboga por un «cierre escalonado» hasta 2020, para mientras tanto ir instalando suficiente potencia de energías renovables para no tener que aumentar el peso de las centrales de gas en el consumo final de energía.

   En el número especial de la revista ‘Ecologista’, la asociación revisa la situación de las distintas centrales nucleares españolas y analiza también lo sucedido en Fukushima, un accidente en el que la empresa operadora de la planta, Tepco, ha realizado una gestión «desastrosa».

FUKUSHIMA

   Así, Castejón ha criticado por ejemplo que la empresa tardara 20 horas en decidir empezar a refrigerar los reactores, y también que la refrigeración se hiciera con agua marina, lo que ha podido «agravar» en algunos aspectos el accidente, ya que el agua marina aumenta la corrosión de las tuberías y genera depósitos de sal que dificultan la refrigeración.

   A punto de cumplirse este viernes tres meses del accidente, el investigador ha señalado que los reactores no están aún «controlados, ni mucho menos», y en el caso del número 1 está «totalmente fundido», la vasija está rota y el combustible gastado ha caído ya sobre la contención primaria, con lo cual, es «imposible» el desmantelamiento y habrá que cubrirlo con un sarcófago de hormigón y vigilarlo «eternamente».

   Además, Castejón ha explicado que se han «escapado» residuos radioactivos a unos dos kilómetros de distancia y se han superado «con creces» las diferentes zonas de exclusión. Según dice, la cantidad de radioactividad liberada equivale a una quinta parte del desastre de Chernobil.

   Igualmente, ha advertido de los riesgos que puede suponer el vertido de agua radioactiva al mar, que no se había producido jamás y, por tanto, se desconocen las consecuencias que pueda tener.

   En su opinión, la crisis de Fukushima ha estado «muy mal» gestionada y, además, la información a los ciudadanos, no sólo en Japón sino en otros países, ha sido «francamente deficiente».

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés