Ya no hay debate, solo hay ‘constatación y confirmación’ del cambio climático

Las organizaciones medioambientales han reclamado a los gobiernos que intensifiquen sus esfuerzos en mitigación y adaptación al cambio climático porque el debate en torno a su veracidad «ha terminado», como señala el informe del Panel Intergubernamental de Cambio Climático de la ONU publicado este lunes en Japón sobre los riesgos de este fenómeno.

   Así, Amigos de la Tierra ha subrayado que los científicos advierten de que los fenómenos meteorológicos extremos ya están pasando factura y que, de seguir así, la situación «no hará más que empeorar». A su juicio, lo más grave de todo es ver que los más pobres y que, a su vez, menor responsabilidad histórica tienen al respecto, no tendrán la posibilidad de adaptarse a esta «terrible realidad».

   De este modo, el responsable del área de clima y energía de Amigos de la Tierra, Héctor de Prado, ha señalado la necesidad de actuar de forma «urgente» por parte de los líderes mundiales para reducir las emisiones de carbono. Así, ha añadido que «no se puede permitir bajo ningún pretexto» que la inacción lleve al planeta a rebasar la capacidad natural de los ecosistemas, llevándolos al colapso.

   Por su parte, WWF ha manifestado que el informe pone sobre la mesa con «mayor crudeza que nunca» datos que demuestran que el cambio climático es real, está sucediendo ahora y afecta a la vida y al sustento de las personas y los ecosistemas.

   Para la líder de la Iniciativa Global sobre Clima y Energía de WWF, Samatha Smith, el trabajo destaca la «enorme diferencia» que supondría  para la humanidad actuar ahora para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, frente a un escenario en el que no se actúe con rapidez y en la escala necesaria.

   «Tenemos dos opciones claras: reducir las emisiones ahora e invertir en adaptación, y hacer frente a un mundo con riesgos complicados y difíciles de manejar; o no hacer nada y enfrentarnos a un mundo con unos riesgos e impactos climáticos devastadores e imposibles de manejar», ha advertido.

   Por ello, ha reiterado que el informe del IPCC, firmado por los gobiernos de la ONU, deja claro que aún hay tiempo de actuar para limitar la inestabilidad del clima y adaptarse a algunos de los cambios que vemos ahora; sin embargo, sin una acción inmediata, hay riesgo de ir más allá.

   Asimismo, el jefe de la delegación de WWF en las reuniones, Sandeep Chamling Rai, ha lamentado que pese a las advertencias del IPCC, la brecha entre lo que dice la ciencia y lo que los gobiernos hacen «sigue siendo enorme».

   «La ciencia es clara y el debate ha terminado. El cambio climático está sucediendo ya y la actividad humana es la principal causa de las emisiones, fundamentalmente por nuestra dependencia de los combustibles fósiles. Este informe presenta los impactos que ya vemos, los riesgos que enfrentaremos en el futuro, y las oportunidades para actuar. Ha sido aceptado por los gobiernos miembros del IPCC. Ahora le toca a la gente exigir a sus gobiernos que rindan cuentas, que actúen con contundencia y de inmediato tal y como nos reclama la ciencia», ha dicho.

   Por su parte, Greenpeace ha reclamado a los líderes mundiales que aceleren la transición hacia un sistema energético basado en energías limpias y seguras, tras la presentación este lunes del Informe de impactos del cambio climático de la ONU que ha advertido de que la gravedad de los impactos dependerá de las decisiones que se tomen a corto plazo.

   «Caminamos por la cuerda floja, pero si actuamos rápido para reducir las emisiones de gases que causan el cambio climático todavía podemos evitar las principales amenazas para la seguridad humana, los sistemas oceánicos, los bosques y las especies protegidas. Nuestras acciones definirán cómo nos juzga la historia, así que la pregunta que lanzamos a los líderes mundiales es si estarán con nosotros en la lucha frente al cambio climático», ha declarado la responsable de la campaña de Cambio Climático de Greenpeace, Tatiana Nuño.

   Respecto a España, Greenpeace subraya que el quinto informe de evaluación del IPCC contempla un aumento generalizado de las temperaturas y una reducción de las precipitaciones; que la costa europea sufrirá un aumento de las marejadas y una subida del nivel del mar, lo que incrementará los riesgos de vivir en la costa, sobre todo en la segunda mitad de este siglo.

   El IPCC señala que algunos países, como España, tendrán que reforzar sus defensas costeras por el aumento del riesgo de subidas extremas del nivel del mar y el riesgo de inundación costera.

   En este contexto, Nuño ha manifestado que las plataformas de petróleo y las centrales térmicas de carbón suponen un peligro mundial, cargan la atmósfera de emisiones de CO2 y no respetan las fronteras nacionales. Por ello, ha apostado por desarmar estas energías y por acelerar la transición hacia una energía limpia, renovable y segura.

   Finalmente, la ONG reclama a los Gobiernos que acudan a la Cumbre del Clima que ha convocado el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, el próximo mes de septiembre propuestas serias que se dirijan a alcanzar un sistema energético 100 por 100 renovable. «Los gobiernos tienen que acelerar la transición», ha concluido.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés