Un proyecto internacional de investigación estudiará los efectos del cambio climático en las costas del planeta

El delta del Ebro es uno de los casos de estudio del proyecto RISES-AM donde participa el Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA), del Departamento de Agricultura de la Generalitat de Cataluña.

El proyecto de investigación RISES-AM (Respuesta de las costas al cambio climático: estrategias innovadoras para adaptarse a escenarios extremos) se llevará a cabo durante un período de 3 años (2013-2016). El objetivo del proyecto es analizar los posibles impactos de los escenarios pesimistas de cambio climático en las costas más vulnerables, como los deltas, estuarios, ciudades portuarias e islas que se encuentran a nivel del mar, y proponer medidas innovadoras para adaptarse a esta situación. Estos escenarios implican trabajar a partir de un aumento de temperatura de 2ºC y una subida del nivel del mar de unos 80 cm a finales del presente siglo, de acuerdo con el último informe del Panel Internacional de Expertos en Cambio Climático (IPCC).

El proyecto, liderado por la Universidad Politécnica de Cataluña, tiene un presupuesto total de 5.644.841€, de los que la Unión Europea aporta  4.407.648€. Cuenta con un total de 12 socios de 6 países diferentes, entre los que hay destacadas universidades y centros de investigación, tales como Deltares (Holanda), el Global Climate Forum (Alemania), el Centro Euro-Mediterráneo de Cambio Climático (Italia) o la Universidad de Southampton (Gran Bretaña).

El IRTA participa mediante el Programa de Ecosistemas Acuáticos, ubicado en el Centro de San Carlos de la Rápita. El papel del IRTA en el proyecto será el de la coordinación de los casos de estudio locales, entre los que se encuentra el delta del Ebro.

El análisis de los futuros escenarios de cambio climático y sus impactos se hará mediante modelos informáticos que se alimentarán con los datos generados en los últimos años; se considerarán varias medidas de adaptación, como la construcción de diques, la aportación de sedimentos en la llanura deltaica o la aportación de arena en las playas. Más concretamente, el IRTA analizará los impactos de la subida del nivel del mar en los humedales y los arrozales del delta del Ebro, y también coordinará el análisis de los impactos en otros deltas del Mediterráneo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Otras noticias de interés