24 productores son ejemplo por sus prácticas sostenibles

La idea del proyecto “Fortalecimiento de la Competitividad y Desempeño Bajo en Carbono en el Sector Café de Costa Rica”, es promover la transformación de un sector agropecuario eco-competitivo, bajo en carbono y adaptado al cambio climático.

Un total de 24 fincas de productores costarricenses que se caracterizan por implementar prácticas sostenibles en sus actividades se convertirán en modelos para los demás agricultores, caficultores y ganaderos del país.

La idea del proyecto “Fortalecimiento de la Competitividad y Desempeño Bajo en Carbono en el Sector Café de Costa Rica”, es promover la transformación de un sector agropecuario eco-competitivo, bajo en carbono y adaptado al cambio climático.

De acuerdo con Luis Roberto Chacón, coordinador del proyecto, se desarrolló el estudio llamado “Valoración Técnico- Económica de Medidas Climáticas en el Sector Agropecuario” en el que se documentaron 23 prácticas que generan beneficios directos, mejoran la capacidad para afrontar las condiciones climáticas adversas, aportan beneficios ambientales y sociales para Costa Rica y secuestran carbono y reducen las emisiones de gases de efecto invernadero.

Además, se realizó una valoración técnica y económica de cada medida climática para determinar su eficiencia y resultados en la producción.

“Como parte del estudio, se brindó ayuda técnica para que estas fincas se conviertan en modelos para todo el país; y los resultados de este proyecto se sistematizaron en una serie de manuales e infográficos que están disponibles para el público en general”, indicó Chacón.

Entre el 2014 y el 2017, este proyecto recibió $1,2 millones en financiamiento del BID-FOMIN, más una contrapartida institucional de $1,15 millones, como respuesta a una serie de políticas nacionales y sectoriales frente al cambio climático.

Casos de éxitos

En cuanto a los casos de éxito destacan dos productores: Otoniel Monge y Juan Rafael Montero.

Monge, quien es un productor de ganadería de cría, ha mejorado todo el sistema de producción en los últimos años, con actividades como introducir animales con mejor genética, cercas eléctricas, mejora de los corrales y otros en su Finca Lajitas, en Guanacaste.

Por su parte, Montero un productor sostenible de café, quien trabaja con bioinsumos y abonos orgánicos preparados por él mismo.

Además, otras prácticas que aplica son el manejo y poda de la sombra, y conservación del suelo con uso de coberturas vivas, aplicación de enmiendas y manejo de drenajes.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés