Actualizar

jueves, febrero 9, 2023

El Congreso plantea alargar la vida de las centrales nucleares

La Subcomisión del Congreso encargada de la estrategia energética para los próximos 25 años ve necesario que en 2035 sigan operativas las centrales nucleares actualmente existentes en España, lo que implicaría alargar su vida más allá de los 40 años, en contra de lo que plantea el Gobierno.

Ésta es una de las recomendaciones incluidas en el borrador de conclusiones analizado esta semana por la Subcomisión del Congreso creada para definir la estrategia energética española para los próximos 25 años.

Este borrador, que a priori no cuenta con el apoyo de todos los grupos, podría sufrir modificaciones de cara a la próxima reunión de la Subcomisión prevista para el próximo miércoles y de la que saldrá un avance del documento que tras el verano se elevará a Pleno.

De las ocho centrales nucleares que operan en España, tres de ellas en Cataluña, siete cumplirán 40 años en funcionamiento entre 2021 y 2028, en tanto que Santa María de Garoña, que fue puesta en marcha en marzo de 1971, cerrará en 2013, tras la decisión adoptada el año pasado por el Gobierno.

En el programa electoral con el que el PSOE concurrió a las pasadas elecciones generales, los socialistas afirmaban que mantendrían su compromiso de sustituir gradualmente la energía nuclear por «energías seguras, limpias y menos costosas, cerrando las centrales nucleares de forma ordenada en el tiempo al final de su vida útil».

En el proyecto de Ley de Economía Sostenible, en trámite parlamentario, el Ejecutivo limita la «vida útil» de las plantas atómicas a 40 años.

En el borrador de conclusiones, la Subcomisión considera que en el horizonte de 2020 no hay necesidad de instalar en España nueva potencia convencional, pide el mantenimiento de las centrales nucleares existentes y que se establezca una retribución adecuada para las energías de respaldo a las renovables, como los ciclos combinados.

Respecto a las renovables, señala que no es necesario que España supere el objetivo europeo de que las energías verdes aporten el 20% del consumo final de energía. El Gobierno, en sus propuestas, fija que las renovables cubrirán en 2020 el 22,7% tras duplicar su producción respecto a 2009.

De cara a la planificación de 2035, los diputados consideran que habrá que instalar nueva potencia en renovables y energías convencionales y pide el «mantenimiento de las centrales nucleares existentes con máximas garantías de seguridad de funcionamiento». Además, abogan por la construcción de nuevas centrales térmicas con captura de CO2.

La Subcomisión considera que, si bien la energía nuclear es una cuestión compleja y de gran sensibilidad social, debe abordarse desde planteamientos «técnicos, en los tiempos y plazos que correspondan y con los elementos de juicio suficientes».

Como ninguna de las centrales nucleares existentes superará su vida de diseño durante la próxima década, la energía nuclear debe continuar participando en el mix energético «en similares porcentajes que los actuales» (10%), añade.

Además, agrega el texto, «debemos preservar y potenciar el conocimiento y las capacidades tecnológicas y operativas de estas tecnologías que tienen un alto valor estratégico y económico para nuestro país, dada la importante experiencia acumulada en gestión de la energía nuclear».

Los miembros de la Subcomisión añaden que, a mitad de la presente década, habrá que adoptar las medidas oportunas para definir en el marco parlamentario el horizonte para las centrales nucleares y una política atómica a largo plazo, «teniendo en cuenta que nuestro marco de referencia es la Unión Europea».

La subcomisión, que durante más de un año de trabajo ha recibido a más de 60 intervinientes, está formada por tres diputados socialistas, dos populares y uno de grupo Mixto, IU-ICV, PNV y CiU.

 

Sostenible.cat

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés