El area propuesta para Aerogeneradores en el Golfo de Cádiz está formada exclusivamente por fondos de Fango

Oceana ha realizado muestreos en el golfo de Cádiz para detectar áreas de importancia ecológica y plantear la ampliación de la zona marina protegida de Doñana a bordo del catamarán de investigación Oceana Ranger. La organización internacional de conservación marina también ha analizado los fondos en los que se ha propuesto crear un parque eólico marino, que tendría una potencia de 400 MW y ayudaría a reducir la dependencia energética de combustibles fósiles, lo que supondría una reducción del impacto del cambio climático y del riesgo de vertidos.

Según Oceana, en las zonas donde se pretende instalar los aerogeneradores los fondos son mayoritariamente de fangos compactos, donde las especies que habitan son principalmente gusanos, ofiuras, cangrejos angulares y algunos peces planos. Sobre la columna de agua también pueden encontrarse algunos cardúmenes de peces. Este tipo de fondos, que ocupan enormes extensiones en la bahía de Cádiz, también desempeñan su función en el ecosistema de la zona, pero son notablemente menos sensibles que las áreas de corales y su recuperación es más rápida. De hecho, la instalación de aerogeneradores en zonas con escasa biodiversidad puede provocar el aumento de la misma gracias al efecto de arrecifes artificiales que pueden provocar los pilones. Ello beneficiaría a los pescadores artesanales y ayudaría a prevenir la pesca ilegal.

A lo largo de tres campañas, los científicos de Oceana han analizado 93 puntos de muestreo con un robot submarino (ROV), buceadores y draga, para comprobar la diversidad de los fondos y la biodiversidad presente en la zona. De acuerdo con los resultados obtenidos, los lugares de mayor riqueza biológica quedan claramente fuera de los límites del parque eólico proyectado. En estas áreas se localizan importantes bosques de corales y gorgonias con una abundante fauna de peces, moluscos, ascidias, briozoos, etc., para los que Oceana ha solicitado su protección contra la pesca de arrastre y otras actividades destructivas.

El parque abarcaría una superficie de 4.600 hectáreas, dividido en dos polígonos frente a las costas al sur de Chipiona y frente a Rota. El polígono sur del proyecto, situado frente a Rota, se asienta en su totalidad sobre fondos fangosos. Sólo existe una pequeña zona en el polígono norte, donde penetra un bajo rocoso con corales que apenas ocupa un 1,5% de la superficie prevista para este parque eólico. Esta zona puede ser perfectamente permutada por otra de fangos contigua, donde el impacto sería considerablemente menor.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés