Puede llegar la energía eólica a ser más barata que el gas natural Brasil nos muestra el camino

El Diálogo Interamericano, un centro de investigación conformado por un grupo de expertos con sede en Washington, DC, recientemente me hizo la siguiente pregunta, para su boletín Latin America Advisor Energy. Aquí está mi respuesta. Déjame saber tus comentarios.

¿Qué explica la dramática caída en el precio de la energía eólica en Brasil, ocurrida en la última subasta de energía? ¿Es esta una tendencia que probablemente continúe en estos países y en otros lugares? ¿Tendrán las empresas problemas para producir electricidad a esos precios y por lo tanto cumplir sus contratos?

En otros países, ya se ha producido electricidad eólica más barata que los bajos precios que estamos experimentando actualmente en América Latina. En regiones como Texas, los contratos con precios que oscilan entre US $ 50 y 70/MWh no son la excepción, incluyendo además incentivos fiscales. Además, hay que entender que los costos de producción de electricidad disminuyen en base a una disponibilidad más alta del recurso eólico y a los factores de planta.

Así que no es de extrañar que los precios observados en Brasil se encuentren en un rango bajo, en la medida en que allí los factores de capacidad son mucho más altos en comparación con las tasas promedio que se registran en Europa o los EE.UU.

Sin embargo, además de la caída de los costes de los aerogeneradores, ocurrido en los últimos años, también es importante tomar en cuenta un factor adicional, y es el acceso a una financiación barata, que es clave para una industria intensa en capital en países donde los riesgos adicionales (políticos, técnicos, regulatorios, etc. ) contribuyen a aumentar los costos de producción de electricidad.

Estos aspectos pueden explicar la brecha muy alta que existe en los precios de la energía eólica entre Brasil y otros países latinoamericanos —incluso en aquellos que usan un sistema de subastas—, ya que la diferencia existente es más del doble del precio promedio alcanzado en Brasil (US $ 61/MWh).

Los promotores eólicos en Brasil se benefician además de la banca local de desarrollo teniendo acceso a líneas de crédito favorables, destacando una vez más la decisiva importancia del apoyo del Estado y el papel de las instituciones financieras en la implementación de la energía renovable no convencional.

Por supuesto, el sistema de subastas en sí mismo induce una mayor competencia que se traduce en una caída de los precios, pero plantea riesgos técnicos adicionales en la medida en que los operadores de los proyectos eólicos (sin demasiada experiencia) están obligados a través de los contratos ganados por medio de una subasta  a entregar una cierta cantidad de energía, tendiendo a sobredimensionar sus aerogeneradores, a expensas de la vida útil de los mismos. Sólo el tiempo dirá si esta apuesta valió la pena.

http://blogs.iadb.org/

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés

La cogeneración en GENERA 2023

Solar y eólica crecen en Europa

Qué es la Energía Hidráulica

EiDF avanza hacia el Mercado Continuo

V edición del Camino del Sol de ANPIER