Medio Ambiente finaliza las obras de restauración tras el incendio forestal en Parres

Para ello, las actuaciones de restauración llevadas a cabo se han centrado en el tratamiento de la vegetación quemada para mejorar el rebrote de los chirpiales (en el caso de quercíneas y betuláceas) y para facilitar la regeneración natural (en las zonas ocupadas por pino silvestre y pino radiata).

El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente ha finalizado las obras de restauración del incendio forestal ocurrido en el concejo asturiano de Parres, en las proximidades de Cangas de Onís, en las que se han invertido 500.000 euros. El incendio, que tuvo lugar en diciembre de 2015, afectó a una superficie total de 428 hectáreas, de las que 148 hectáreas corresponden a superficie forestal arbolada de gran valor medioambiental.

Según indican desde el Ministerio en nota de prensa, los objetivos de estas actuaciones de restauración, así como las actuaciones complementarias en los montes afectados por este incendio, se han centrado en reducir los riesgos de erosión, de plagas y enfermedades tras el incendio. También han consistido en restaurar la masa forestal arbolada mixta, compatibilizando los intereses productivos, protectores, el uso social y la biodiversidad.

Para ello, las actuaciones de restauración llevadas a cabo se han centrado en el tratamiento de la vegetación quemada para mejorar el rebrote de los chirpiales (en el caso de quercíneas y betuláceas) y para facilitar la regeneración natural (en las zonas ocupadas por pino silvestre y pino radiata).

Asimismo, se han llevado a cabo actuaciones de corrección hidrológico-forestal y control de la erosión en zonas de elevadas pendientes. En el caso de las vaguadas quemadas, se han construido fajinas de sujeción mediante la colocación de postes de castaño formando una empalizada, buscando un entrelazado lo más tupido posible que posibilitase la máxima retención de acarreos en la ladera.

También se ha procedido a la plantación de pequeños bosquetes de frondosas autóctonas, con la doble función de servir como refugio para la fauna de la zona y contribuir al control de los procesos erosivos mediante repoblación de abedules, con su correspondiente protección, en las inmediaciones de las vaguadas por las que transcurren las corrientes naturales de agua.

Al mismo tiempo, se repuesto diversa infraestructura para evitar el aumento de los deterioros producidos por el incendio, y mejorar además la capacidad de desagüe y la gestión del monte en general.

Estas actuaciones están cofinanciadas en un 53% por el FEADER (Fondo Europeo Agrario de Desarrollo Rural), en el marco del correspondiente Programa Nacional de Desarrollo Rural. Estos trabajos, junto con otros similares de restauración de grandes incendios forestales que viene realizando el Ministerio de Agricultura, se enmarcan en el conjunto de actuaciones de colaboración y apoyo a las Comunidades Autónomas en materia de restauración hidrológico-forestal y lucha contra la erosión y la desertificación.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés