El Gobierno aprueba la quinta prórroga de la sequía en el Júcar y el Segura y concluye la del Duero

La prórroga en todo caso estará condicionada a la evolución de los indicadores de Estado establecidos en el Plan Especial de actuación en situaciones de alerta y eventual sequía de la Demarcación Hidrográfica del Júcar.

El Consejo de Ministros ha aprobado dos Reales Decretos con los que se aprueba la quinta prórroga de los actuales decretos de sequía en el Júcar y en el Segura, una situación que no ve necesario prorrogar la situación de sequía en el Duero.

Así, este viernes, el Ejecutivo ha acordado a petición del Ministerio para la Transición Ecológica prorrogar hasta septiembre de 2019, es decir, durante el próximo año hidrológico que comenzará el lunes, la situación de sequía en ambas cuencas para que se puedan seguir aplicando medidas excepcionales para la gestión de los recursos hídricos durante ese plazo o bien, hasta que se constate por el organismo de cuenca y la Dirección General del Agua que dejan de darse las circunstancias objetivas que motivaron su declaración.

Según el Ejecutivo, la prórroga en todo caso estará condicionada a la evolución de los indicadores de Estado establecidos en el Plan Especial de actuación en situaciones de alerta y eventual sequía de la Demarcación Hidrográfica del Júcar. En el caso del Júcar, siete de los nueve sistemas que integran el ámbito de la Confederación Hidrográfica presentan una situación de alerta o prealerta después de que el inicio del año hidrológico que está a punto de terminar ha sido inusualmente seco.

- Advertisement -

Además, en los cinco primeros meses la precipitación media en la demarcación del Júcar fue de en torno a la mitad de lo habitual para ese periodo y las aportaciones de origen natural presentan uno de los peores registros de los últimos 77 años. Además, señala que entre los meses de marzo y abril de este año, cuando comenzó a tramitarse el Real Decreto actual, se produjeron precipitaciones significativas, que se tradujeron en una leve mejoría de algunos indicadores.

Así, el 1 de mayo la situación apuntaba que cinco sistemas de explotación estaban en alerta, (Cenia-Maestrazgo, Turia, Júcar, Marina Alta y Vinalopó-Alacantí), y lo que resultaba más preocupante, todos los sistemas de explotación del ámbito de la demarcación tenían los indicadores de sequía prolongada, basados en el registro de precipitaciones, con valores muy bajos, lo que podía significar un avance del riesgo durante los próximos meses.

De hecho, las previsiones se confirmaron el 1 de septiembre de 2018 en el informe de seguimiento de indicadores de sequía en el ámbito territorial de la Confederación Hidrográfica del Júcar, observa que están en alerta los sistemas Cenia-Maestrazgo, Turia, Marina Alta y Vinalopó- Alacantí y en situación de prealerta se encuentran los sistemas de Palancia- Los Valles, Serpís y Marina Baja.

Es decir, que siete de los nueve sistemas presentan una situación que justifica la tramitación del real decreto y aprobar su prórroga.

Segura

En el caso de la cuenca del Segura, con la aprobación del Real Decreto se podrán seguir aplicando medidas excepcionales para gestionar los recursos hídricos en el próximo año hidrológico o hasta que se constate por el organismo de cuenca y la Dirección General del Agua que dejan de darse las circunstancias objetivas que motivaron su declaración ya que el estado global del sistema está en situación de prealerta, y el Ministerio ve previsible que la situación empeore.

La prórroga estará condicionada a la evolución de los indicadores de Estado establecidos en el Plan Especial de actuación en situaciones de alerta y eventual sequía de la Demarcación Hidrográfica del Segura. En este contexto, el Ministerio explica que la Demarcación hidrológica del Segura es un sistema de explotación único, con dos subsistemas principales, el de cuenca y el del trasvase.

Tras analizar la situación de ambos, el Gobierno observa que lo que motivó inicialmente la declaración de sequía fue el estado en el que se encontraban los aprovechamientos vinculados al trasvase Tajo-Segura, pero esta situación de escasez afecta también en la actualidad a las explotaciones que dependen de los recursos propios de la cuenca.

La falta de precipitaciones en estos cuatro últimos años en las cabeceras del Segura y del Tajo, está motivando el descenso de aportación a los embalses del Segura, como el volumen que estos almacenan. Así, el estado global del sistema está en situación de prealerta.

La situación en la actualidad está lejos de la normalidad, según asegura el Ministerio para la Transición Ecológica a la luz de los indicadores de sequía que también prevén un empeoramiento de la situación, por lo que el Gobierno considera que la prórroga en sendas cuencas está justificada.

Cuarto año consecutivo de sequía

La primera declaración de sequía en Júcar y Segura se aprobó en mayo de 2015 y finalizaba el 31 de diciembre de ese año, después de la escasez de recursos hídricos en los años hidrológicos 2013-14 y 2014-15.

Pero al final del año la situación no había mejorado y se prorrogó la declaración de sequía hasta el 30 de septiembre de 2016. De nuevo, al llegar esa fecha se procedió de nuevo a prorrogar la declaración de sequía hasta el 30 de septiembre de 2017 y de nuevo, hasta el 30 de septiembre de este mismo año. Ahora, con los nuevos Reales Decretos, la pertinaz sequía quedará prorrogada hasta septiembre de 2019.

En el caso del Duero, que se encontraba en situación de sequía desde la aprobación de un Real Decreto en junio de 2017, que entró en vigor el 1 de julio de ese año, el Gobierno no ha aprobado ningún Real Decreto para dictaminar una prórroga, de modo que la situación se dará por terminada el próximo domingo, 30 de septiembre, al término del año hidrológico.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés