WWF pide al Gobierno que cierre «cientos» de pozos y miles de hectáreas de cultivos ilegales en Doñana

En un comunicado, el Ejecutivo comunitario ha explicado que estos dos hechos suponen una vulneración de la legislación comunitaria sobre agua y en materia de protección de la naturaleza, respectivamente.

El secretario general de WWF, Juan Carlos del Olmo, ha reclamado al Ministerio para la Transición Ecológica que asuma su responsabilidad y ponga fin a la agricultura «insostenible» que se practica en el entorno del Parque Nacional de Doñana mediante el cierre de «cientos» de pozos y la eliminación de miles de hectáreas de cultivos ilegales.

Del Olmo responde así a la denuncia de la Comisión Europea a España ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) por no haber tomado las medidas adecuadas para proteger las masas de aguas subterráneas que alimentan el humedal de Doñana ni para evitar el deterioro de los hábitats protegidos en estos humedales. En un comunicado, el Ejecutivo comunitario ha explicado que estos dos hechos suponen una vulneración de la legislación comunitaria sobre agua y en materia de protección de la naturaleza, respectivamente.

Precisamente, fue la ONG WWF España la que presentó una queja hace nueve años, el 5 de abril de 2010, ante la Comisión Europea en la que denunciaba la extracción abusiva e insostenible de agua en el entorno de Doñana con destino al cultivo intensivo de fresas. Del Olmo sostiene que la agricultura que se practica en Doñana es «insostenible y en buena medida ilegal» y pone en riesgo la viabilidad del espacio protegido «más importante» de Europa y ello «a la vista de las administraciones» españolas que lo ha consentido durante muchos años».

Además, advierte de que la situación es «cada día más alarmante» y la Comisión Europea «ya no se conforma» con medidas «cosméticas». «Es hora de que el MITECO asuma su responsabilidad y cierre los cientos de pozos que tiene identificados y de que la Junta de Andalucía elimine las miles de hectáreas de cultivos ilegales. Seguiremos vigilantes», ha sentenciado. La Comisión Europea ha publicado este jueves su decisión de llevar a España ante el Tribunal de Justicia de la UE por el «grave» deterioro ambiental que sufre Doñana y el incumplimiento de las leyes europeas de protección de la naturaleza, lo que podría acarrear graves sanciones para España.

La institución europea interviene, según celebra WWF, ante «la inacción y los reiterados incumplimientos» de las autoridades españolas, Ministerio de Transición Ecológica, Junta de Andalucía y ayuntamientos, que «durante años no han hecho nada para evitar las extracciones ilegales que están secando el acuífero de Doñana«. La ONG recuerda que su queja se inició el 5 de abril de 2010 y durante más de 10 años ha realizado un seguimiento «exhaustivo» y ha seguido aportando informes propios elaborados por expertos y de organismos públicos que «demuestran la sobreexplotación y degradación progresiva» del acuífero que alimenta Doñana y su «grave repercusión» en los hábitats y especies, sobre todo en la avifauna.

Tras la queja de la organización, el 17 de noviembre de 2014 la Comisión Europea abrió un Procedimiento de infracción contra España, que terminó dos años después con un dictamen motivado el 28 de abril de 2016 por la evidente infracción de la Directiva Marco del Agua, la Directiva de Hábitats y la Directiva de conservación de las Aves y que ante la alarmante situación del acuífero y la biodiversidad culmina ahora con la demanda de España ante el Tribunal de Justicia de la UE.

La infracción de la Directiva Marco del Agua se es el «drástico» descenso de los niveles de aguas subterráneas y superficiales temporales y el mal estado del agua debido a la contaminación por nitratos procedentes de la agricultura intensiva para la producción de fresas y frutos rojos. En cuanto al incumplimiento de las Directivas de Hábitats y de Aves, WWF España también había denunciado como la degradación de determinados hábitats protegidos ha provocado la disminución y casi extinción de numerosas especies, algunas en riesgo crítico de extinción como la cerceta pardilla.

Durante años, la ONG ha contabilizado la existencia de «más de 1.000 pozos ilegales y más de 3.000 hectáreas de cultivos ilegales de fresas y frutos rojos». Además, subraya que gracias al seguimiento regular mediante análisis de imágenes por satélite, WWF España ha demostrado recientemente cómo la superficie de cultivos ilegales y la proliferación de nuevas balsas y pozos ha vuelto a crecer ante la falta de control y la impunidad con que se expande la agricultura ilegal en el entorno de Doñana.

La ONG celebra así que después de más de una década alertando a organismos como la UNESCO, la UICN, el Convenio de Ramsar y la Unión Europea la degradación de Doñana y de la pasividad de las administraciones central, autonómica y local que «han consentido» las ilegalidades y han perpetuado la situación con medidas como la reciente aprobación de un trasvases de 19,99 hectómetros cúbicos desde la del Tinto-Odiel-Piedras al entorno de Doñana y que sólo contribuirá a mantener la invasión y la insostenibilidad del modelo agrícola que cerca Doñana.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés