Donostia. La isla Santa Klara, amenazada por la turistificación

La isla Santa Klara, en Donostia, está bajo la amenaza de ser un nuevo paso en el proceso de mercantilización y turistificación que vive la ciudad.

Representantes de Bizilagunekin Plataforma, Ekologistak Martxan y Haritzalde Naturzaleen Elkartea mostramos públicamente nuestra preocupación por los efectos en la isla Santa Klara del proyecto artístico presentado por Cristina Iglesias para el faro, que puede afectar de forma irreversible a este enclave ecológico tan valioso de la ciudad.

Por supuesto, nuestra preocupación no viene dada sobre el trabajo de esta artista, que nos parece del todo respetable y sobre el cual no tenemos nada que opinar.

Sin embargo, vemos con preocupación la firme apuesta del ayuntamiento de Donostia y de la diputación de Gipuzkoa por impulsar un proyecto en un enclave de gran valor ecológico y de gran fragilidad que sin duda atraerá un mayor número de visitantes. No es solo un apoyo legal, también lo han apoyado económicamente.

El ayuntamiento va a aportar 270.000 € en el acondicionamiento del edificio y, por otro lado, la diputación va a aportar otros 200.000 €. Según se ha manifestado, el proyecto cuenta con un presupuesto de 1,4 millones de euros.

Creemos completamente innecesario un proyecto de estas características en un pequeño pulmón ecológico de la ciudad. Por ello, nos tememos que las verdaderas intenciones estén ligadas al proceso de turistificación que está sufriendo Donostia, siendo un nuevo paso en esa dirección. Esto es lo que nos preocupa. Dado el tamaño pequeño y limitado de la isla difícilmente podrá mantener sus características con una mayor afluencia de visitantes que la que recibe en la actualidad.

El aumento de visitantes conllevaría un aumento en los servicios de transporte, suministros y todos los que van aparejados poniendo en peligro los ecosistemas y los habitantes de la isla. Actualmente en la isla están descritas varias especies recogidas en el Catálogo Vasco de Especies Amenazadas como, por ejemplo, el halcón peregrino, la gaviota sombría, el gavión o el cormorán moñudo.

Los responsables políticos que impulsan este proyecto aseguran de forma continuada que no supondrá un riesgo de masificación de la isla y se han comprometido, de palabra, a mantener la isla tal y como la conocemos actualmente.

Sin embargo en el último pleno celebrado en julio de este año, los concejales de PSE y PNV se han negado a aprobar la propuesta de que se realice un estudio de impacto ambiental de este proyecto y eso a pesar de que, en un principio, se habían mostrado favorables. Actualmente las obras están en marcha y no hay nngún documento oficial que valore sus posibles consecuencias.

Viendo la realidad de Donostia estos últimos años, necesitamos un compromiso claro, permanente y sobre el papel puesto que las palabras se las suele llevar el viento. Y el destrozo de nuestro bien ambiental no podrá ser restablecido.

Por eso solicitamos al ayuntamiento, a la diputación al Gobierno Vasco y a la Demarcación de Costas del Estado que protejan la isla declarándola Biotopo Protegido y firmando un documento oficial en donde se afirme que las infraestructuras, accesos y transportes de la isla no se ampliarán en el futuro. Los grupos que nos reunimos hoy realizaremos la debida solicitud oficial a partir de septiembre y esperamos recibir una respuesta positiva.

Cada vez somos más las ciudadanas y los ciudadanos que denunciamos la mercantilización de los espacios públicos y naturales de Donostia; del mismo modo que manifestamos nuestro rechazo a un tipo de industria turística que tanto a nivel global como de Euskal Herria perjudica de forma grave al medio ambiente y hace peligrar nuestras opciones de seguir viviendo en nuestras ciudades de forma sana.

Las administraciones públicas parecen no ver esta problemática. Toman nuevas decisiones en el mismo sentido de explotación turística máxima encaminando todas sus medidas a ello, eso sí bajo el nombre de un turismo supuestamente sostenible. Para nosotras y nosotros está claro que el camino es el contrario, es necesario el decrecimiento turístico.

Y seguiremos defendiéndolo en todas las ocasiones que haga falta al igual que en el día de hoy.

Fuente: Ecologistas en Acción

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés