Los grandes incendios forestales la asignatura pendiente de España

En estos sofocantes días de ola de calor histórica, estamos sufriendo incendios muy complicados en su extinción. Cataluña, Navarra, Aragón, Castilla la Mancha y Castilla y León.

Lecciones que no se quieren aprender

Los grandes incendios forestales la asignatura pendiente de España. Ya ha habido 4.447 incendios. Estos días que abarcan la ola de calor se han disparado los grandes incendios forestales. La media del decenio ha reventado: son ya 8 grandes incendios forestales (el doble de la media).

Muchos de ellos siguen sin estar extinguidos y el baile de cifras de la superficie afectada sigue sin parar de incrementarse. Ya son más de 40.000 hectáreas solo en esos 8 grandes incendios.

Y activos siguen #IFOlleta #IFLegarda #IFUjué #IFArguedas #IFberriozar #IFArtesaDeSegre

En lo que va de año, la provincia de Zamora ha sufrido 3 Grandes Incendios Forestales:

  • 28/01/2022 Incendio de Hermisende (Zamora) 2370 ha (1458 ha en España)
  • 25/02/2022 Incendio de Lubián (Zamora) 510 ha
  • 08/06/2022 Incendio de Pujerra, Málaga (Sierra Bermeja) 4 700 ha
  • 15/06/2022 Incendio de Baldomar (Lleida) (2111 ha afectadas)
  • 16/06/2022 Incendio de Sierra de la Culebra (Zamora) 30.000 ha estimadas
  • 16/06/2022 Incendio de Nonaspe, Zaragoza (1812 ha afectadas)
  • 17/06/2022 Incendio de Toledo (alrededor de 900 ha afectadas)
  • 18/06/2022 Incendios en Puente la Reina Navarra (aprox. 2000 ha)
  • 19/06/2022 Incendio en Ujué, Navarra (>1000 ha)

Uno de ellos acaba de entrar en el triste ranking de uno de los incendios más graves de las últimas décadas: el incendio de la Sierra de la Culebra en Zamora, con una superficie afectada que ronda las más de 30.000 hectáreas, se situaría ya como el incendio más devastador de las últimas décadas.

Con las llamas, es cuando muchos ven el bosque. Son la punta del iceberg.

- Advertisement -

“Mantener el operativo de incendios todo el año es absurdo y un despilfarro«, ha dicho Juan Carlos Suárez-Quiñones. Así de claro lo ha expresado el consejero de Fomento y Medio Ambiente de Castilla y León. Sin tapujos, deja claro lo que ya sabemos que es la prevención: no es una asignatura pendiente, es que ni entra en el curso.

Las noticias hablan de que el origen es por rayo y quedará en las estadísticas como un incendio de origen natural. Una tormenta seca cae en un monte que sufre olas de calor y sequía. Un polvorín. Pero que caiga un rayo y genere un incendio de esta magnitud es una negligencia en mayúsculas. Y como he leído en el diario el Norte de Castilla «Negligencia es que los errores cometidos el año pasado no te hayan servido para escuchar a quienes pisan bosque de verdad» Antonio G. Encinas. Comparto su acusación:

  • Llevábamos semanas de mapas bermellón de la AEMET alertando del riesgo extremo de incendios y Castilla y León seguía con el operativo de extinción al 40%.
    El 67% de los incendios quedan en 1 hectárea, se llaman conatos. Y se quedan en conato porque los operativos son exitosos. Exitosos cuando están a pleno rendimiento, no con recursos han sido nimios y el operativo de extinción insuficiente.
  • Siendo Zamora, junto con León, parte de la Región Noroeste (división en estadísticas y que incluye además las Comunidades Autónomas de Asturias, Galicia, Cantabria y País Vasco) es en esta región la que sufre más de la mitad de los incendios del territorio nacional. Y aún así, Castilla y León tiene una planificación deficitaria en planes preventivos y de Emergencia Local. Greenpeace preguntó sobre esta planificación a la administración y nunca obtuvimos respuesta.

De poco han servido las lecciones aprendidas de otros muchos incendios históricos en Castilla y León como el de Navalacruz (Ávila). En Navalacruz, de hace menos de un año, que “destronó” Castrocontrigo, otro municipio leonés que en 2012 sufrió el incendio más devastador de Castilla y León con 11.500 hectáreas calcinadas. Este mismo municipio ya sufrió el impacto de un incendio importante, el de El Teleno, en 1998, que calcinó 3.300 hectáreas. A pesar de las cicatrices pasadas, el municipio no contaba con planificación. De hecho, el consistorio me contó que el único apoyo que recibió de la administración fue la cesión de ¡UNA motobomba!

No solo hay que atender al origen del fuego, sino al escenario donde discurren las llamas.

La Sierra de la Culebra es una joya natural de Zamora que vive una despoblación muy grave, con abandono de actividades humanas que ayudan a generar un paisaje discontinuo que frene el avance de las llamas y proteja a la población. Hace un año se denunciaba y ahora lo sufrimos.

Este titular “España vaciada y ahora somos la España calcinada” resume muy bien la realidad de nuestros montes. Ahora Mañueco habla de un plan para recuperar la zona del incendio…y yo como castellana y con familiares de Figueruela, me da rabia e impotencia. Porque es negligente no tener el operativo, no hacer labores preventivas, porque se veía venir, porque hay tristes experiencias de las que aprender pero no hay voluntad: ¡inviertan en nuestros montes, dinamicen el medio rural, generen comunidades resilientes, inviertan en personal de extinción contratado de forma fija y digna! No sé usted, Juan Carlos Suárez-Quiñones pero esto sí que es absurdo y no un despilfarro sino un auténtico drama, que usted no quiere ver porque le consta que no hay daños en casas habitadas. Perpleja. Los grandes incendios forestales la asignatura pendiente de España.

Mónica Parrilla

Ingeniera Técnica Forestal por la Universidad de Valladolid. Máster en Gestión de Residuos (Instituto de Investigaciones Ecológicas). Diploma universitario como Experta en Igualdad por la UNED. Responsable de campañas del Área de Biodiversidad de Greenpeace España Twitter: @MonicaParrill
ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés