Una vaca en el sofa (Vea VIDEO)

El comportamiento de Goliath, una bonita vaquilla blanca y negra, va más allá de pastar relajadamente por los verdes prados y hacer esas cosas de vacas que tanto caracterizan su especie. Goliath se cree perro o, al menos, intenta desesperadamente parecerse a ellos y eso es «culpa» en parte de Leonidas, un Gran Danés de dos años con el que se lleva a las mil maravillas y de quien ha aprendido muchas cosas.

Goliath se ha vuelto tan famosa porque su dueña, Shaylee Hubbs, amante animal, cuidadora de su pequeña granja y usuaria de Twitter, publicó un tuit en la red social en que decía: «Mi vaca se piensa que es un perro…Dejamos la puerta abierta 5 minutos».

El tuit fue difundido 32.000 veces y marcado como favorito (ahora «me gusta») 55.000 veces. Una reacción así no tardó en llamar la atención de los medios de comunicación estadounidenses, como abc, que enseguida se pusieron en contacto con Shaylee para conocer mejor su historia.

Hace casi dos meses, Goliath fue rescatada, en condiciones deplorables, de una granja lechera que tenía unos planes de futuro para la ternera poco alentadores. Por suerte, la vaquilla dejó aquello atrás para pastar feliz con su nueva familia en Danville, California. Ahora, Goliath es una chica sana y juguetona a la que la compañía de sus nuevos y peludos amigos están influyendo, en parte, en su personalidad.

- Advertisement -

Y es que, según afirma la propia Shaylee, está convencida de que Goliath se cree que es un perro. Algo que no sería de extrañar pues el animalito ha estado conviviendo día sí, día también con tres, con los que ha jugado, perseguido y trasteado juntos.

Desde que Shaylee comenzó a notar este comportamiento, varios han sido los tuits y vídeos publicados que ponen de manifiesto su comportamiento perruno. Como éste, en el que disfruta muchísimo de que le rasquen.

O este otro, donde roba el pienso de los cuencos de los perros, sin piedad.

Por cierto que, ahora que Goliath es toda una celebridad, Shaylee le ha abierto un tuit personal donde irá colgando la vida de la ternerita en el rancho, donde convive con otros caballos, ovejas, cabras, alpacas, gallinas y, por supuesto, perros.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés