Actualizar

martes, febrero 7, 2023

El ibs eremita, en peligro de extinción, mejora su población hasta las 122 parejas y dos nuevos puntos de nidificación

Así, en la actualidad el censo total es de 589, algo menos que los 601 del año pasado, pero con la certeza de que hay dormideros que no se han podido censarpor estar alejados. Así, la ONG señala que la especie está aún fuera de su «zona de confort».

El ibis eremita, una de las 100 especies más amenazadas del planeta según la UICN, ha alcanzado «el mejor resultado nunca obtenido» con un total de 122 parejas y dos nuevos lugares de nidificación, según celebra SEO/BirdLife.

Así, en la actualidad el censo total es de 589, algo menos que los 601 del año pasado, pero con la certeza de que hay dormideros que no se han podido censarpor estar alejados. Así, la ONG señala que la especie está aún fuera de su «zona de confort».

Se trata de la primera vez desde la década de 1990 que se detecta una nueva colonia de esta especie amenazada fuera de las zonas conocidas y habituales, según datos recogidos por Grepom, el socio de BirdLife en Marruecos, donde está la mayor población de ibis eremita del planeta.

Desde 1994 se desarrolla un programa de seguimiento en el Parque Nacional de Souss-Massa, con el apoyo de varios socios de BirdLife Internacional, que observan que la recuperación de la especie está siendo «muy positiva».

Esta colonización a otros lugares se ha podido constatar gracias a los trabajos de seguimiento GREPOM, socio de BirdLife Internacional, y a la colaboración de la administración marroquí.

«Los buenos resultados reproductores de los últimos años, en los que se han ido batiendo récords de productividad, número de parejas y efectivos totales (en 2016 se superaron, por primera vez desde que se realiza un seguimiento, los 600 ejemplares), han tenido como consecuencia que cada vez más aves no encuentren lugar de nidificación en los sitios habituales, lo que les ha llevado a buscar otros», ha apuntado Jorge F. Orueta, del programa Internacional de SEO/BirdLife.

Orueta ha destacado que aunque el número de nuevos nidos parece insignificante frente a más de un centenar que hay entre Tamri y el Parque Nacional de Souss-Massa, el hecho de que hayan salido de su «zona de confort» es un «signo de expansión».

En la actualidad, el total de la población en estado salvaje está en Marruecos y en una población semicautiva en Turquía, aunque su estado de conservación según la UICN es en peligro crítico de extinción, lo que la sitúa como el ave más amenazada del Paleártico occidental junto a la Pardela Balear.

Así, el pronóstico al que han llegado los expertos de varios representantes de BirdLife, entre los que se encuentra SEO/BirdLife, es bastante alentador.

A pesar de la evolución favorable de la especie es un hecho, aunque SEO/BirdLife advierte de una nueva amenaza, que es una planta de desalación que podría acarrear la transformación del suelo y nuevos tendidos. Aunque en principio se están dando todas las garantías para asegurar que no afecte a la especie, GREPOM y SEO/BirdLife siguen de cerca este desarrollo.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés