Actualizar

domingo, enero 29, 2023

Prácticas de la Edad de Hierro marcaron el linaje del caballo moderno

Los 56 millones de caballos estimados en todo el mundo hoy en día son inmensamente diversos en su ADN mitocondrial heredado por vía materna.

La reproducción selectiva justo antes y durante la Edad de Hierro marcó la falta de variabilidad en el ADN heredado paternalmente de los caballos domésticos, rasgo único entre los animales de ganado.

Este hallazgo desafía la suposición actual de que la alta diversidad de ADN materno y la baja diversidad de ADN paterno de los caballos modernos generalmente se explican por proporciones de sexos desiguales (muchas yeguas y pocos sementales) al comienzo de la domesticación de los caballos, según un estudio.

Los 56 millones de caballos estimados en todo el mundo hoy en día son inmensamente diversos en su ADN mitocondrial heredado por vía materna. Sin embargo, los caballos modernos muestran muy poca variación en su cromosoma Y de herencia paterna, un hallazgo curioso ya que estudios recientes sugieren que la diversidad del cromosoma Y entre los caballos era mucho mayor en el pasado.

Cuándo y por qué desapareció esta diversidad sigue siendo controvertido, al igual que cualquier posible influencia del proceso de domesticación del caballo.

En su investigación, Saskia Wutke y sus colegas de la Universidad del Este de Finlandia, genotipificaron 16 polimorfismos de nucleótido único cromosómico (SNP) en 96 restos de sementales eurasiáticos antiguos que abarcan aproximadamente los últimos 5.000 años (desde las etapas tempranas de domesticación –Cobre y Edades de Bronce– hasta la Edad Media).

Sus resultados mostraron que la falta de diversidad paterna parecía comenzar en la Edad del Bronce Final, hace unos 3.500 años, una época en que las migraciones humanas a gran escala requerían caballos para el transporte, y se hizo aún más notable durante la Edad del Hierro.

A través de varios análisis adicionales, los autores encontraron que la selección deliberada o el rechazo de ciertos sementales impuestos por humanos en los procesos de crianza pueden explicar la pérdida de la diversidad paterna.

Además, cuando el linaje de sementales dominante que está presente en los caballos modernos se arraigó durante la Edad del Hierro, los autores dicen que el Imperio Romano cambió el modo de crianza animal al modificar el enfoque de la cría selectiva basada en la hembra al macho, que probablemente aumentó el éxito reproductivo de unos pocos sementales seleccionados, y por lo tanto sus linajes.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés