Actualizar

lunes, febrero 6, 2023

Los peces de arrecife heredan la tolerancia al calentamiento marino

El cambio epigenético se refiere a modificaciones químicas en el ADN que indican la activación o desactivación de los genes. Una variedad de factores, que incluyen enfermedades, hambrunas o, en el caso de esta investigación, estrés por calor

Nuevas pruebas en peces de arrecife han confirmado que se ajustan de forma rápida a las condiciones del calentamiento global a nivel genético.

Por primera vez, científicos del Centro de Excelencia ARC para Estudios de Arrecifes de Coral (Coral CoE) y la Universidad de Ciencia y Tecnología King Abdullah (KAUST) descubrieron que los peces de arrecife pueden heredar de sus padres las herramientas genéticas para adaptarse al calentamiento del océano.

«Cuando los padres están expuestos a un aumento en la temperatura del agua, descubrimos que sus descendientes mejoraron su rendimiento en estas condiciones que de otro modo serían estresantes al modificar selectivamente su epigenoma», afirma en un comunicado el autor principal, el profesor Philip Munday, de Coral CoE en la Universidad James Cook, en Australia.

El cambio epigenético se refiere a modificaciones químicas en el ADN que indican la activación o desactivación de los genes. Una variedad de factores, que incluyen enfermedades, hambrunas o, en el caso de esta investigación, estrés por calor, pueden estimular estos cambios sutiles.

En este estudio, ‘El paisaje epigenético de la aclimatación transgeneracional al calentamiento de los océanos, publicado en ‘Nature Climate Change’, cuando ambos padres y descendientes experimentaron las mismas temperaturas elevadas del agua, se observaron cambios sensibles en su epigenoma, a través de la metilación selectiva del ADN, lo que mejoró la capacidad de la próxima generación para hacer frente a las nuevas temperaturas más cálidas.

«Criamos el ‘chromis damselfish’ espinoso, un pez de arrecife común del Indo-Pacífico, durante dos generaciones bajo tres temperaturas de agua diferentes, hasta 3 grados Celsius más cálidos que las temperaturas oceánicas actuales», explica el coautor Timothy Ravasi, de KAUST.

«La siguiente generación parecía ser favorecida por la exposición de los padres a temperaturas elevadas. La expresión genética alterada de la descendencia, también conocida como ‘aclimatación’, les permitió maximizar el consumo de oxígeno y el uso de energía», añade.

«La aclimatación puede amortiguar a las poblaciones contra los impactos del rápido cambio ambiental y proporcionar tiempo para la adaptación genética para ponerse al día a largo plazo», subraya el profesor Munday. Los autores del estudio señalan que, aunque es una buena noticia para los peces de arrecife, la disminución de su hábitat coralino, como resultado del cambio climático, continuará siendo una preocupación primordial para su supervivencia.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés