El biodiésel de palma puede fulminar al orangután de Borneo

El incremento del consumo de aceite de palma en Europa para producir biodiésel está provocando una rápida deforestación de grandes extensiones de selva virgen y el drenaje de turberas.

Ecologistas en Acción se ha concentrado este lunes ante las oficinas de representación de la Comisión Europea en Madrid, Berlín, Bruselas, Lisboa, París y Roma para exigir el fin del biodiésel de palma que está provocando la deforestación de las selvas donde vive el orangután de Borneo. La ONG ha recogido más de medio millón de firmas que avalan esta petición que insta a la Comisión Europea a publicar un acto delegado que permita acabar con el aceite de palma en el biodiésel.

El incremento del consumo de aceite de palma en Europa para producir biodiésel está provocando una rápida deforestación de grandes extensiones de selva virgen y el drenaje de turberas. Esto supone grandes cantidades de emisiones de efecto invernadero. El 51 por ciento del aceite de palma importado por la Unión Europea (UE) se usa en forma de biodiésel.

En diciembre de 2018 la UE aprobó una nueva Directiva de Renovables (DERII) que estableció el compromiso de publicar como muy tarde el 1 de febrero de 2019 un método para identificar aquellos biocombustibles que tengan riesgo de provocar altas cantidades de emisiones debido al cambio de uso de la tierra que conlleva su cultivo. Un fenómeno que ocurre en el caso de la palma y la soja. La coalición de organizaciones entre las que figura Ecologistas en Acción ha pedido a las autoridades europeas que dejen de subvencionar el aceite de palma para el transporte.

En España, Ecologistas en Acción han realizado varios actos en la Plaza de Callao de Madrid, el Mercado central de Valencia y la Rotonda de la Puntilla en el Puerto de Santa María (Cádiz) para exponer a los ciudadanos el «lado oscuro» del aceite de palma y su impacto en la destrucción de la selva en Indonesia. La coordinadora de la campaña ‘No en mi depósito’, Rosalía Soley, ha asegurado que hay que actuar «ahora». «La Comisión Europea debe escuchar a la ciudadanía que rechaza masivamente el uso del aceite de palma como biocombustible.

Por eso nos tomamos las calles de Madrid como orangutanes para mostrar la urgencia de un acto delegado», ha concluido. La dinamizadora de la campaña Cecilia Sánchez, ha subrayado que la gente necesita saber que «no hay nada verde o sostenible en el aceite de palma en el biodiésel» y espera que la Comisión Europea elimine lo antes posible el «sinsentido» del aceite de palma y los cultivos alimentarios para producir de biocarburantes.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés