La población de trucha común aumenta más de un 15% en dos años en Navarra

Son datos ofrecidos en la reunión de la Comisión Asesora de Pesca -de la que forman parte las asociaciones de pescadores de Navarra y miembros del Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente- y que se ha reunido esta mañana bajo la presidencia de la consejera del citado departamento, Begoña Sanzberro Iturriria.

En esta reunión también se ha constatado que, en otros ríos de España, la trucha común vive una situación precaria similar, y se ha valorado el Plan de Actuación para la mejora de la calidad ambiental de los ríos navarros, puesto en marcha en enero de 2008 por el Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente con el objetivo del mantenimiento de la población de trucha.

El inventario de población de trucha común lo realiza cada año, desde 1992, el mencionado departamento a través de un muestreo en una red de 60 puntos repartida por los valles pirenaicos (cuencas del Eska, Salazar, Irati, Urrobi y Erro), valles meridionales (cuencas del Arga, Ultzama-Mediano y Larraun-Basaburua), valles occidentales (cuencas del Arakil y Ega-Urederra) y valles cantábricos (cuenca del Bidasoa y cuencas cantábricas y norpirenaicas).

Continuando con los datos de este estudio se observa que, aunque la densidad de población de la trucha continúa siendo débil, la población ha aumentado en todos los rangos de edad. En concreto, se han detectado un 12% más de alevines (846 ejemplares por hectárea) y un 19,5% más de juveniles (834 ejemplares por hectárea). La población de truchas adultas (205 ejemplares por hectárea) refleja un aumento del 13,25% respecto a 2007. De estos datos se puede concluir que tanto la densidad de población de alevines como de juveniles es débil, mientras que la densidad de adultos alcanza justamente los límites de densidad media.

 

Navarra.es

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés