Medio Ambiente traslada a representantes ciudadanos el avance de los planes hidrológicos de las tres demarcaciones intracomunitarias andaluzas

En unas jornadas informativas celebradas recientemente en Sevilla se ha avanzado el estado de los trabajos y se ha debatido sobre los dos bloques fundamentales temáticos que abarcan, de acuerdo con el mandato de la Directiva Marco de Agua europea: por un lado, el estado de las masas de agua regionales; y por otro, la satisfacción de usos y demandas.

La Consejería de Medio Ambiente ha dado así un paso más en el proceso participativo y de transparencia que lleva a cabo con el objetivo de planificar las tres cuencas intracomunitarias sobre las que tiene competencias plenas: la Demarcación Hidrográfica Guadalete-Barbate, la Demarcación Hidrográfica Mediterráneo y la Demarcación Hidrográfica del Tinto-Odiel-Piedras.

En el primer bloque del debate se ha analizado el inventario de recursos con que cuenta cada una de las demarcaciones, es decir, el agua de que se dispone. Del mismo modo, se ha informado de los usos y de las demandas que existen para cada una de las demarcaciones; y también se ha ofrecido el balance de cada sistema de explotación. Un bloque, por tanto, donde se trabaja para cumplir con el mandado de la Directiva Marco de Agua, y que también recoge la futura Ley de Aguas, sobre la consecución del buen estado ecológico de todas las masas de agua con el horizonte temporal de 2015.

En las jornadas de avance de planificación hidrológica, como pusieron de manifiesto tanto el director gerente de la Agencia Andaluza del Agua, Juan Paniagua, como la directora general de Planificación y Participación, Isabel Comas, ha quedado de nuevo patente la voluntad de la Junta de Andalucía de contar con toda la ciudadanía, todos los sectores, bajo el principio de transparencia a la hora de planificar la gestión hidrológica.

- Advertisement -

En este mismo sentido, la Junta ha resaltado un importante matiz de la Planificación Hidrológica de las Cuencas Intracomunitarias andaluzas que, como ocurre en el caso de la Ley de Aguas, busca el logro de una respuesta adecuada a las características propias de Andalucía para dar respuesta a la misma, como se hace también con el texto normativo actualmente en proceso parlamentario.

Una vez que se ha producido este avance de contenidos en materia como el estado de las masas de aguas, el inventario de recursos, los usos y demandas de agua, los caudales ecológicos o la situación en zonas protegidas, el siguiente paso es finalizar los trabajos técnicos y someterlos al estudio por parte de las comisiones de agua de los tres distritos, el órgano formal de participación y de control de los mismos.

Después, se someterá a consulta pública durante un plazo de seis meses donde se volverán a recoger las alegaciones ciudadanas. Antes, y en la misma línea de transparencia y participación que sigue la Administración andaluza, se realizarán nuevas actividades públicas con jornadas informativas que completen los talleres y foros realizados en 2009.

Junta de Andalucía

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés