Actualizar

domingo, febrero 5, 2023

Un estudio de la ULL pone en duda que la alta montaña esté protegida de la amenaza de las especies vegetales invasoras

Este estudio forma parte de los trabajos desarrollados por un grupo de investigación internacional en el que participan científicos de seis países. según informó el centro docente.

   En el artículo se identifican factores que podrían favorecer la ruptura de la inmunidad contra invasiones de las zonas de alta montaña, como la facilitación de la llegada de propágulos gracias a la actividad humana; el aumento de cualquier tipo de perturbación; la poca resistencia biológica de las comunidades de plantas invadidas; el aumento del transporte entre zonas de alta montaña alejadas; y de forma paradigmática, el cambio climático global que se está experimentando en algunas zonas y que facilitaría el establecimiento de plantas no sólo de forma temporal, sino también capacitándolas para la reproducción.

   En el trabajo se concluye que las invasiones pueden ser un factor de perturbación más extenso y serio de lo que se solía pensar. Por ello, su responsable propugna la necesidad de establecer una agenda de trabajo que valore no sólo las invasiones presentes, sino también las posibles que se puedan dar en el futuro ante la presente situación de cambio en ambientes montañosos. Ello sería posible a través de trabajos experimentales y modelización.

   En el artículo se asume que la invasión biológica no es un hecho, sino un proceso de imbricación de la especies en el hábitat de acogida a todos los niveles, por lo que para actuar sobre esta situación resulta mucho más efectiva y factible la prevención que la erradicación.

   El grupo de investigación internacional bajo el que se enmarca este trabajo se fundó en verano de 2005 en Viena, y responde a la denominación MIREN –Mountain Invasion Research Network–. Los investigadores adheridos proceden de Australia (zona de los Alpes Australianos), Estados Unidos (Hawái, Oregón y Montana), Suiza, Alemania, Chile (Concepción) e Islas Canarias. En este último caso, el equipo se denomina EIGI: Especies Invasoras-Grupo de Investigación Interinsular, y participan en él investigadores de las dos universidades canarias, bajo la dirección de José Ramón Arévalo.

   En su primera reunión, los grupos pusieron en común los datos que poseían sobre la distribución de especies en ambientes montañosos de sus respectivas zonas geográficas. También se compartieron los diferentes inventarios de especies, así como el diseño de experimentos para verificar la capacidad invasora de ciertas especies en ambientes de alta montaña, hasta ahora considerados como poco vulnerables a este tipo de perturbación ambiental. El objetivo principal fue diseñar un plan de trabajo estándar para todos los grupos, el cual se ha utilizado para elaborar la investigación publicada.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés