WWF advierte de la construcción de una nueva balsa de riego ilegal en Doñana

Según ha informado a Europa Press el responsable de Agricultura de WWF en Doñana, Felipe Fuentelsaz, miembros del Seprona se han personado este misma mañana en el lugar en el que se ha localizado la balsa de riego y, después de levantar acta, han abierto una investigación al respecto, ya que el hecho puede constituir un delito ambiental.

   Fuentelsaz ha explicado que el agua captada a través de esta balsa, de unos 2.600 metros cúbicos de capacidad, serviría para el regadío de cinco hectáreas de caqui, un cultivo no autorizado en una finca colindante y afecta «de manera directa al cauce del arroyo de la Cañada, una zona de especial protección que vierte en la marisma de Doñana y que se inserta en uno de los principales corredores del futuro Plan de la Fresa».

   Concretamente, ha aclarado que el arroyo de la Cañada se encuentra clasificado como Zona A –zona de protección de recursos naturales– dentro del Plan de Ordenación del Territorio del Ámbito de Doñana (POTAD), lo que se corresponde con el mayor nivel de protección, por lo que queda completamente prohibida la transformación e implantación de nuevos usos agrícolas en la zona.

   Según aclara la responsable del Programa de Doñana de WWF, Eva Hernández, «el arroyo de La Cañada es una de las principales propuestas de corredor ecológico para el futuro Plan Especial de la Fresa y, sin embargo, continúan apareciendo casos de graves delitos ambientales en su cauce». Por ello, considera «urgente» que la Junta de Andalucía tome cartas en el asunto.

- Advertisement -

   «Ni la Junta de Andalucía ni el propio Ayuntamiento de Almonte, en este caso propietario de los terrenos, controlan las ilegalidades en un entorno privilegiado como Doñana», critica, insistiendo en que «estas ilegalidades demuestran la falta de vigilancia ambiental en la zona y el desinterés de las administraciones por proteger el futuro de uno de los mayores motores económicos de la región».

   Asimismo, hizo hincapié en que el cultivo de caqui en la zona es «completamente ilegal», ya que se localiza en una zona estipulada para cultivos de secano que abarca parte de un terreno de Dominio Público Hidráulico y que, además, está dentro del ámbito de los montes públicos de Almonte, propiedad del Ayuntamiento.

   Tal y como explica Fuentelsaz, la organización «ya venía siguiendo la pista a esta finca desde hace más de un año, pues se había advertido su transformación para plantar cultivos de secano sin los correspondientes permisos».

   Los ecologistas mostraron su preocupación por el «efecto acumulativo que este tipo de operaciones tiene sobre Doñana», ya que esta nueva balsa se localiza a 200 metros de otra, de 200.000 metros cúbicos de capacidad y también ilegal, que se halló y clausuró hace menos de un años.

MÁS DE MIL POZOS ILEGALES

   Concretamente, fue en noviembre del pasado año 2009, cuando se detectó la existencia de esta primera balsa, en el término municipal onubense de Almonte, junto a la carretera de La Teja-La Cañada, de unos 200.000 metros cúbicos de capacidad. A pesar de que la misma fue clausurada, aún no se ha restaurado la zona afectada por las obras, indica Fuentelsaz.

   Ya los ecologistas advirtieron entonces que obtener una autorización para construir una balsa de riego en la zona era «imposible», ya que la Agencia Andaluza del Agua de la Junta de Andalucía deniega todas las licencias para la creación de balsas de regulación en esta zona desde hace años.

   Según calcula la organización WWF, existen unos 1.000 pozos ilegales en el entorno de Doñana que esquilman el acuífero Almonte-Marismas o Acuífero 27, del que se nutre el Espacio Natural de Doñana, y que actualmente se encuentra sobreexplotado y que ha perdido el 50 por ciento de su capacidad en los últimos 50 años.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés