Contaminación, sobrepesca y calentamiento global, principales problemas de los océanos

Con motivo de la celebración este martes del Día Mundial de los Océanos –conmemoración impulsada por las Naciones Unidas debido a una iniciativa de Canadá–, Irigoien ha explicado que el estado actual de los océanos «es variable, ya que hay zonas costeras afectadas, mientras que otras se están recuperando debido a los planes que se están llevando a cabo».

   «Hay mares como el Báltico y el del Norte que están mejorando, pero por otra parte los impactos de la acción del ser humano que antes eran típicos de las zonas costeras están llegando a mar abierto, como la contaminación de plásticos», ha añadido, al tiempo que ha comentado que el cambio climático «ni mejor ni empeora la situación de los océanos en términos absolutos, aunque sí la cambia».

   En lo referido a las soluciones a estos problemas, se ha referido a aquellas sobre las que el ser humano tiene más control, como la contaminación y la sobrepesca, que, según añade, «son un problema de gestión, por lo que hay que mejorar la gestión de estos impactos, lo que se puede hacer porque está demostrado después de hacerse en algunas zonas».

   «Esto consiste simplemente en llegar a una manera coordinada y global de hacer la gestión necesaria para reducir los impactos humanos, como en las decisiones tomadas sobre petroleros y pesca», ha afirmado. Por otro lado, ha comentado que «se pueden reducir las emisiones de CO2 para evitar que el cambio climático no sea fuerte» y que hay que adaptarse a los cambios que se darán en los océanos.

   Además, ha recordado la importancia de los océanos porque son el pulmón del planeta, ya que ocupan la mayor superficie del planeta; porque absorben CO2; dan de comer al ser humano; y controlan completamente la climatología mediante el intercambio de calor». «Es una parte del todo y cuando una parte empeora, empeora el todo», ha explicado.

POLÍTICAS EN LA BUENA DIRECCIÓN

   Por otro lado, ha afirmado que las políticas generales de la Comisión Europea sobre la protección de los océanos «en general están bien» y ha recordado que hay nuevas directivas de agua. «La dirección es buena, mejoran poco y poco y cada vez se tiene más constancia de los problemas que hay y de cómo afrontarlos, pero hay un problema en la implementación de las políticas, que van con retraso y que es muy desigual dependiendo de los países y las zonas», ha comentado.

   Además, ha apuntado que «cada uno de los océanos tiene zonas que se están gestionando mejor y otras que se gestionan de una forma bastante peor». En su opinión, «esto depende muchas veces de las riquezas y recursos de cada país costero».

   También ha apuntado que «se pone el ejemplo del Mediterráneo como un mar que está en malas condiciones». En este sentido, ha reconocido que «esto es cierto, pero hay sitios donde se está mejorando mientras que en otros está empeorando debido a todos los países que están a su alrededor y que viven situaciones muy diferentes».

   «El problema es que las mejoras son difíciles mientras todos los países no consigan remar en la misma dirección y esto es extensible a prácticamente todos los mares», ha concluido.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés