En latitudes medias del Hemisferio Norte. La fusión del Ártico conlleva inviernos muy duros

La espectacular fusión del hielo marino del Ártico debido al cambio climático está afectando más a las latitudes medias del Hemisferio Norte de lo que se podría pensar.

   Eso es porque el derretimiento del hielo en el mar ártico puede provocar un efecto dominó que lleva a mayores probabilidades de episodios de intenso frió invernal en esas latitudes medias, como la aún recordada tormenta «Snowmageddon» que bloqueó Washington en febrero de 2010.

   Charles H. Greene, profesor de Ciencias Terrestres y Atmosféricas de la Universidad de Cornell, y Bruce C. Monger, asociada principal de investigación en el mismo departamento, han descrito en detalle de este fenómeno en un artículo publicado en la edición de junio de la revista Oceanography.

   «Todo el mundo piensa del cambio climático en el Ártico como un fenómeno en la distancia que tiene poco efecto en nuestras vidas diarias», dijo Greene. «Pero lo que sucede en el Ártico a distancia condiciona los patrones del tiempo aquí.»

- Advertisement -

   Un planeta más caliente aumenta el derretimiento del hielo marino durante el verano, aumentando la exposición del agua marina más profunda a la luz solar. Esto provoca una mayor absorción de la radiación solar en verano y un mayor efecto calefacción encima del océano, acelerando aún más el hielo se derrita. El exceso de calor se libera a la atmósfera, especialmente durante el otoño, disminuyendo los gradientes de temperatura y presión atmosférica entre el Artico y las latitudes medias.

   Un gradiente de disminución de la presión latitudinal se asocia a un debilitamiento de los vientos asociados con el vórtice polar y la corriente en chorro. La debilidad del vórtice polar, que normalmente mantiene las frías masas de aire árticas por encima del Círculo Polar Ártico, permite que el aire frío invada las latitudes más bajas.

   Las observaciones recientes presentan un cambio en la Oscilación del Ártico (AO): un patrón natural de variabilidad climática en el hemisferio norte. Antes de que los seres humanos desataran el calentamiento del planeta, el sistema climático natural del Ártico oscilaba entre las condiciones favorables y las desfavorables para las invasiones de aire frío.

   «Lo que está sucediendo ahora es que estamos cambiando el sistema climático, especialmente en el Ártico, y están aumentando las probabilidades para las condiciones de AO negativas que favorecen las invasiones de aire frío y graves brotes de clima invernal», dijo Greene. «Es algo en lo que pensar dada nuestra historia reciente».

   Este invierno pasado, una ola de frío prolongado descendió sobre Europa central y oriental a mediados de enero, con temperaturas próximas a menos 22 grados Fahrenheit y ventisqueros que llegaron a los tejados. Hubo tormentas de nieve récord en varias ciudades del este de Estados Unidos, como Washington, Nueva York y Filadelfia, así como muchas otras partes de la costa este durante los dos años anteriores.

   Greene y Monger hacen notar que su trabajo se publica justo después de uno de los inviernos más cálidos en el este de los EE.UU..

«Es una gran demostración de la complejidad de nuestro sistema climático y de cómo influye en los patrones climáticos regionales», dijo Greene.

   En cualquier región en particular, muchos factores pueden tener una influencia, incluyendo los ciclos de El Niño / La Niña. Este invierno, la Niña en el Pacífico cambió ondulaciones de la corriente en chorro por lo que, si bien muchas partes del hemisferio norte se vieron afectadas por los patrones de clima severo del invierno, la mayor parte del este de Estados Unidos disfrutó del aire cálido tropical que se movía al norte con la corriente en chorro.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés