Bacterias calcificadoras probablemente crearon el esqueleto de algunos animales

Las bacterias calcificadoras pudieron ser las creadoras del esqueleto de algunos animales, ya que se han encontrado en el interior de las células de algunas esponjas marinas, los animales más antiguos de la Tierra, según una investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) recogida en la revista científica Evolution.

   Así, el CSIC explica que las bacterias genera carbonato cálcico, que se acumula en la periferia del animal a modo de protoesqueleto. Concretamente, dentro de las células de esponjas de los géneros Hemimycale y Crella residen miles de bacterias productoras de precipitados de carbonato cálcico (CaCO3) que se acumulan en la periferia del animal a modo de protoesqueletos.

   Además, la investigación señala que, a diferencia de la mayoría de las bacterias, estos microorganismos, bautizados como calcibacterias, carecen de pared celular. Estas calcibacterias se dividen en el interior de las células de las esponjas hasta que quedan atrapadas por la envoltura calcárea que ellas mismas producen.

   «Este es el primer registro de bacterias que calcifican en el interior de células animales», afirma el artículo de Evolution, que añade que las calcibacterias son transportadas por las células de las esponjas hasta la superficie del animal donde las liberan.

- Advertisement -

   La investigadora del Centro de Estudios Avanzados de Blanes del CSIC Iosune Uriz, que ha dirigido el estudio ha precisado que la acumulación de cientos de miles de estos corpúsculos de menos de una micra de diámetro, da lugar a una especie de exoesqueletos externo que es rudimentario.

   Las calcibacterias no sólo viven en el interior de las células de las esponjas, sino que, además, son transferidas a la progenie de los poríferos las durante la formación de los embriones.

   De acuerdo a la investigación, de esta forma se asegura la perpetuación de la producción del protoesqueleto calcáreo a lo largo de las generaciones de esponjas.

   Asimismo, apunta que la abundancia de estas bacterias en el cuerpo de las esponjas es muy elevada y que las envolturas calcáreas representan entre el 30 por ciento y el 60 por ciento del peso en seco del animal.

   A pesar de ello, no se ha detectado ningún perjuicio en la esponja huésped derivado de esta asociación. Al contrario, el género Hemimycale ha demostrado crecer más rápido que otras variedades de esponjas del mismo hábitat.

   Por otro lado, el estudio del CSIC vincula esta simbiosis con la teoría evolutiva de la simbiogénesis, de la bióloga evolutiva Lynn Margulis en 1981 y que propone el origen de las células de animales y plantas como resultado de la asociación íntima entre distintos tipos de bacterias.

   Por lo tanto, algunos microorganismos como los encontrados en el interior de las esponjas podrían haber producido calcificación en las células de animales primitivos, del mismo modo que otras bacterias dieron lugar a las mitocondrias y al núcleo.

   Esta investigación ha sido financiada por el Plan Nacional de I+D+i del Ministerio de Economía y Competitividad y ha contado con el apoyo de la Generalitat de Cataluña.

    El equipo de investigación del CSIC quiere dedicar este trabajo a la memoria de Margulis, que colaboró en la interpretación de los resultados y falleció en noviembre de 2011.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés