Aragón apela a la responsabilidad ciudadana para evitar incendios forestales este verano

El consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, Modesto Lobón, ha realizado este miércoles un llamamiento a la responsabilidad ciudadana para evitar incendios forestales este verano, periodo de máximo riesgo en la Comunidado.

   Acompañado por el director de Gestión Forestal, Roque Vicente, Lobón se ha trasladado al Centro Forestal de Ejea de los Caballeros, donde se encuentran la Base Helitransportada, el Vivero Forestal y de Especies Catalogadas y el Banco de Germoplasma.

   En estas instalaciones, ambos han dado cuenta de los trabajos realizados desde el pasado 1 de abril, cuando se adelantó el Operativo de Prevención y Extinción de Incendios Forestales, además de anunciar una serie de recomendaciones y medidas preventivas para la sociedad aragonesa.

   Este año, debido al alto riesgo de incendios forestales generado por las condiciones meteorológicas adversas que han persistido durante los primeros meses del año, se anticipó la activación del operativo antiincendios. Por ello, a partir del 1 de abril se produjo una incorporación paulatina de medios que inicialmente estaban previstos para la Fase III de la campaña.

   Los medios que se activan en las diferentes fases consisten, básicamente, en cuadrillas de lucha contra incendios (terrestres y helitransportadas), puestos de vigilancia, emisoras provinciales, autobombas, maquinaria pesada y medios aéreos, cuya operatividad se refuerza a través del sistema de guardias por parte del personal que integra el contingente humano de lucha en las tareas de prevención y extinción de incendios forestales.

   En torno a 57 técnicos participan en labores de coordinación y dirección de extinción y aproximadamente 400 agentes para la protección de la naturaleza, como directores de las cuadrillas forestales y de la extinción en primera instancia.

   «Mañana empieza el verano y entramos en un nuevo periodo de riesgo importante de incendios forestales, con algo más de mil personas actuando en las labores de prevención y extinción. Las últimas lluvias alivian de una manera local y temporal el riesgo, pero igualmente hay que estar alerta», ha advertido Roque Vicente.

   El consejero Lobón ha pedido prudencia a los aragoneses para evitar incendios, cuando la mayoría de ellos se deben a negligencias ciudadanas. «Hago un llamamiento a la responsabilidad ciudadana para que extremen las medidas de seguridad, que se conciencien y contribuyan para evitar grandes desgracias», ha remarcado.

MEDIDAS PREVENTIVAS

   Entre las medidas preventivas que se aconseja adoptar a quienes visitan el monte se encuentran no hacer fuego; no arrojar colillas ni elementos incandescentes en el monte; ni dejar la basura en este espacio.

   A agricultores y ganaderos se pide respetar la prohibición de quemas; revisar la maquinaria agrícola para mantenerla en perfecto estado; e ir provisto de extintores u otros medios auxiliares que puedan colaborar en la propagación del fuego. Esta misma precaución deberán adoptar los usuarios de máquinas o equipos de otra índole (sierras, soldadoras), que puedan generar chispas.

   En cuanto a los propietarios de viviendas cerca del monte, se les recuerda que estas casas deben disponer de una faja de seguridad, libre de residuos combustibles, vegetación seca y matorrales, señala el Ejecutivo autónomo en un comunicado.

   Por último, quienes detecten un posible incendio forestal deben llamar lo antes posible al 112 para comunicar la situación del incendio.

374 INCENDIOS

   Por otro lado, el Gobierno de Aragón ha apuntado que la situación meteorológica se ha reflejado en los datos de incendios de final de invierno y principio de primavera de 2012, contrastado con los de años anteriores.

   Así, «hasta el 17 de junio de 2012 se han producido 374 incendios, que han afectado a 3.255 hectáreas forestales, 779 de ellas arboladas. Si se compara respecto al promedio de los últimos años, se verifica el incremento del número de incendios. Concretamente, de los 374 siniestros, 116 correspondieron a la provincia de Huesca, 195 a Zaragoza y 63 a Teruel» ha puntualizado Roque Vicente.

   Además, ha destacado que el 8 de marzo se produjo un gran incendio forestal en la localidad oscense de Montanuy que afectó 2.730 hectáreas forestales, motivo por el cual la superficie forestal quemada en el mes de marzo es mucho más elevada que en años anteriores.

   Respecto a los datos de causalidad, en un 61 por ciento de los casos, el incendio ha sido ocasionado por una negligencia o accidente, destacando aquellos derivados de quemas agrícolas, que han supuesto el 78 por ciento de las negligencias.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés