La interacción entre especies por el calentamiento global, clave para predecir las extinciones

La interacción entre distintas especies es clave para predecir las extinciones por el calentamiento global, según han publicado investigadores de Yale y la Universidad de Connecticut, en la revista ‘Science’.

   «En la actualidad, la mayoría de los modelos de predicción de la extinción de especies, debida al cambio climático, tratan a las especies por separado, y se centran sólo en condiciones climáticos y ambientales», señala la autora principal Phoebe Zarnetske, de la Universidad de Yale, quien agrega que, sin embargo, «las especies interactúan unas con otras en formas que afectan profundamente a su supervivencia».

   Zarnetske afirma que la complejidad de las redes de interacción entre especies desalienta su inclusión en modelos de predicción de los efectos del cambio climático. Así, usando un enfoque con una única especie, los investigadores han predicho que entre el 15 y el 37 por ciento de las especies se enfrentarán a la extinción hacia el año 2050.

   Sin embargo, las nuevas investigaciones han demostrado que los grandes depredadores y herbívoros tienen un efecto especialmente fuerte en muchas otras especies. En un mundo en calentamiento, estas especies son ‘multiplicadores bióticos’ que aumentan el riesgo de extinción y la modificación de muchas otras especies en la cadena alimentaria.

   «El cambio climático puede afectar a los grandes depredadores y herbívoros y, como resultado, estos efectos pueden recorrer toda la cadena alimentaria, multiplicando el riesgo de extinción de diversas especies», afirma Dave Skelly, coautor del estudio, y profesor de Ecología la Universidad de Yale.

MENOS LOBOS, MÁS ALCES

   Según el nuevo estudio, centrarse en los multiplicadores bióticos y sus interacciones con otras especies, es una vía prometedora para mejorar las predicciones de los efectos del cambio climático. Por ejemplo, en la Isla Royale de los Grandes Lagos (Michigan, EE.UU.), el aumento de las temperaturas del invierno y una enfermedad provocaron una disminución en el número de lobos y un aumento en el número de alces, dando lugar a una disminución de abetos balsámicos.

   Por otro lado, los estudios realizados en la zona rocosa intermareal de la Costa del Pacífico norteamericana, muestran que las altas temperaturas han alterado los rangos de las especies de mejillones, y su interacción con las estrellas de mar -sus principales depredadores- resultando en un aumento en la diversidad de especies inferiores.

   Como último ejemplo, en el Ártico de Groenlandia, los estudios muestran que sin la presencia del caribú y el buey almizclero como los herbívoros superiores, las altas temperaturas pueden conducir a la disminución de la diversidad de plantas de la tundra y, a su vez, afectar a muchas otras especies que dependen de ellas.

   Nuevos modelos de especies múltiples que incluyan la interacción entre especies, de acuerdo con el estudio, permitirían el seguimiento de los multiplicadores bióticos. «La recolección de este tipo de datos sobre diversidad biológica de alta resolución no será fácil. Sin embargo, estos datos podrían ofrecernos la capacidad de predecir y evitar algunos de los efectos negativos del cambio climático sobre la biodiversidad», concluye el coautor Mark Urban, profesor en el Departamento de Ecología y Biología Evolutiva de la Universidad de Connecticut.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés

Día Internacional del Conejo 2022

Los mamíferos más amenazados de Europa

ANSE protege y estudia murciélagos

Día Mundial del Rinoceronte 2022