El Mar Mediterráneo presenta un mayor grado de peligro de extinción de los cetáceos

Las especies analizadas en un nuevo informe, previamente clasificadas por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) a nivel mundial, muestran por primera vez que la situación regional de los cetáceos que habitan en el Mar Mediterráneo presentan un grado mayor de peligro de extinción en comparación con su posición global.

   En este mismo informe se han evaluado la única foca –Monachus monachus– y las dos tortugas marinas –Chelonia mydas y Dermochelys coriacea– que se encuentran en la región mediterránea, según se ha dado a conocer este miércoles durante la publicación del estudio en el marco de la tercera reunión del Programa de Acción Estratégico para la Conservación de la Biodiversidad en el Mediterráneo del Convenio de Barcelona que se celebra en Málaga.

   De las 87 especies de cetáceos existentes en el mundo –ballenas, delfines y marsopas–, 21 especies y tres subespecies han sido avistadas en el Mar Mediterráneo y el Mar Negro. Ocho de éstas tienen poblaciones habituales en el Mediterráneo, mientras que tres subespecies son endémicas del Mar Negro, por lo que no existen en ningún otro lugar del mundo, y 12 son visitantes y aparecen de vez en cuando en el Mediterráneo.

   No obstante, han alertado de que la información para muchas de estas especies «sigue siendo escasa y se limita a pocas áreas», así como que la situación de las tortugas marinas y la única foca en la región «está en un alto grado de peligro de extinción».

   La técnico del Programa Marino de UICN-Med, María del Mar Otero, ha explicado este miércoles que «esta compilación, incluyendo ilustraciones y mapas de distribución, debe dar a los gobiernos, activistas ambientales y todos aquellos interesados en la biodiversidad del Mediterráneo un punto de partida para identificar y decidir cómo y dónde asignar los limitados recursos para restaurar y prevenir un daño adicional a los ecosistemas marinos y a las especies que todavía están, literalmente, en peligro de extinción».

   Ha señalado, por otro lado, que de las nueve especies de mamíferos marinos –ocho cetáceos y la foca monje– evaluadas utilizando los criterios de la Lista Roja de la UICN, seis –un 66 por ciento– están amenazadas de extinción, entre ellas la foca monje del Mediterráneo, el cachalote –Physeter macrocephalus– y el delfín común –Delphinus delphis–.

   Por su parte, el director de la Unidad de Lista Roja de UICN, Craig Hilton Taylor, ha señalado que los datos proceden de la última evaluación de la Lista Roja de la UICN de Especies Amenazadas, «el inventario más completo del mundo sobre el estado de conservación de plantas, animales y hongos, y la guía más autorizada sobre la situación de la diversidad biológica».

   Asimismo, el informe se complementa con información de grupos de especialistas y está producido para llegar a un público más amplio, por lo que espera que ayude a conocer mejor las especies marinas y que aumente la conciencia general sobre las amenazas y las medidas de conservación necesarias para su conservación, así como la necesidad de nuevas investigaciones sobre estas especies.

   El estudio ha evaluado todas las poblaciones de cetáceos del Mediterráneo y del Mar Negro bajo las categorías y criterios de la Lista Roja de UICN. La Autoridad de la Lista Roja de UICN, los miembros de la comisión de supervivencia de especies, el programa de especies y el acuerdo sobre la conservación de los cetáceos del Mar Negro, Mar Mediterráneo y zona Atlántica Contigua (Accobams) también han contribuido a la revisión y enriquecimiento de los datos presentados en el informe.

   Por otra parte, el apoyo financiero ha sido proporcionado por la Fundación MAVA y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid).

ENCUENTRO

   La presentación de la publicación se ha llevado a cabo en el marco de la tercera reunión del Programa de Acción Estratégico para la Conservación de la Biodiversidad en el Mediterráneo del Convenio de Barcelona que se celebra en Málaga.

   El encuentro está organizado por el Centro de Actividad Regional para Áreas Especialmente Protegidas, con el apoyo del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de España y el Centro de Cooperación del Mediterráneo de UICN.

   En concreto, representantes de 22 países situados a las orillas de Mediterráneo mantienen en Málaga la citada reunión. Así, en la jornada de este miércoles el alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre, ha presidido la inauguración de las sesiones de trabajo, con el objetivo de trasladar la vocación mediterránea de Málaga y su apuesta por favorecer la sostenibilidad mediante la adopción de medidas de conservación de la biodiversidad.

   Tal y como ha señalado De la Torre, se trata de potenciar este aspecto en las políticas locales, al considerar la conservación del medio ambiente como un elemento «fundamental» de la vida en las ciudades costeras y, en especial, de sus actividades económicas principales como el turismo, la pesca o las infraestructuras portuarias.

   Además del regidor, ha presidido la inauguración del encuentro el director del Centro Regional de Actividades para las Áreas de Especial Protección, Abderrahmen Gannoun; el director técnico de la División para la Protección de Mar del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, José Luis Buceta, y el director del Centro de Cooperación de Mediterráneo de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), Antonio Troya.

   El alcalde de Málaga ha señalado durante su intervención que, a pesar de «lo limitado» del papel municipal en una materia de mayor ámbito político y geográfico como es la conservación de la naturaleza, el Ayuntamiento «desarrolla sus propios proyectos en coordinación de entidades como el Aula del Mar, destinados a concienciar a los jóvenes y difundir y preservar la riqueza de la flora y las especies naturales del litoral costero».

   Por otro lado, han explicado que el Convenio de Barcelona sobre el que han comenzado los trabajos permite desarrollar acciones de conservación más allá de la jurisdicción nacional, en aguas de alta mar y profundas creando Zonas Especialmente Protegidas de Importancia para el Mediterráneo (Zepim), entre las que se encuentra el Mar de Alborán con jurisdicción compartida con Maruecos y Argelia.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés