Galicia, la acuicultura y los espacios protegidos

La Asociación Para a Defensa Ecolóxica de Galiza (Adega) tilda de «inmoral» que el Gobierno gallego «anime» al sector de la acuicultura industrial a «especular con espacios protegidos».

   En una nota de prensa, la organización ecologista critica que la Xunta «modifique el plan de acuicultura del bipartito» para «entregar la propiedad» del litoral gallego «a las empresas y al negocio de la acuicultura».

   En este sentido, Adega denuncia que el Plan de Ordenación do Litoral «deja supeditados» los usos de la costa al desarrollo de posteriores planes sectoriales por lo que, advierte, incluso «se recuperan espacios desautorizados para la acuicultura por sentencia judicial, como el caso de Rinlo (Ribadeo)» o «zonas emblemáticas como cabo Touriñán».

   «No sorprende que el conselleiro de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas, Agustín Hernández, con motivo de la presentación del Plan Director de la Rede Natura 2000. anuncie que empresas de acuicultura podrán instalarse zonas de esta red», ha asegurado Adega.

   Asimismo, sobre esta cuestión, ha considerado que «no merecen confianza alguna» las compensaciones ambientales prometidas por el Gobierno gallego «a cambio de las granjas acuícolas en el litoral». Como ha manifestado, «son los mismos que aprobaron las declaraciones de impacto ambiental de las piscifactorías de Rinlo y Touriñán».

«INMORALIDAD»

   Por ello, la asociación ecologista ha calificado de «auténtica inmoralidad» la «permisividad de la Xunta» y ha acusado a la Administración gallega de «agraviar a los propietarios» a los que «no permitió alterar unos terrenos protegidos que ahora serán entregados en propiedad a empresas del negocio acuícola».

   Por último, ha instado al Ministerio Fiscal a investigar «el trafico de influencias que sospechosamente se pudo generar en torno al proyecto acuícola de cabo Touriñán».

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés